Archivos anuales: 2021

La ortodoncia, una cuestión de salud

Hoy, 15 de Mayo, se celebra el Día Mundial de la Salud Ortodóncica. Además de ayudarnos a conseguir una sonrisa alineada y visualmente más atractiva, los tratamiento de ortodoncia te permiten obtener una mejor salud bucodental, corrigiendo maloclusiones, la sonrisa gingival o reduciendo la tensión en la articulación temporomandibular.

Sea el tipo de ortodoncia que sea, desde el Colegio de Odontólogos de Valencia (ICOEV), queremos desvelarte cuáles son los problemas a los que puedes hacer frente con el tratamiento de ortodoncia, uno de los más demandados en España.

¿Cómo mejora la ortodoncia nuestra salud bucodental?

Sus resultados estéticos son evidentes pero, ¿qué beneficios conlleva el uso de ortodoncia en nuestra salud bucodental?

Mejora el encaje de los dientes

Uno de los principales motivos por los cuáles se emplea este tratamiento es para lograr un correcto encaje de los dientes. Que nuestros dientes encajen ayuda a que podamos masticar mejor los alimentos, reduciendo el riesgo de sufrir problemas digestivos.

Al encajar correctamente, se evita el desgaste dental provocado por el continuo choque de los dientes, reduciendo el riesgo de sufrir fracturas y golpes. Además, también hay que tener en cuenta que las maloclusiones pueden llegar a provocar dolores de espalda, de mandíbula, de cuello e incluso de oído, por lo que conviene solucionarlas.

Facilita la higiene oral

Tener unos dientes bien alineados facilita la higiene oral. Los dientes apiñados hacen que sea más complicado realizar una higiene bucodental en profundidad y que, por lo tanto, los restos de comida que están atrapados entre los dientes sean más difíciles de eliminar, aumentando la probabilidad de desarrollar caries y por tanto de desarrollar problemas en las encías.

El tratamiento de ortodoncia invisible está indicado para personas que suelen presentar una tendencia a sufrir enfermedades periodontales debido a la dificultad para llegar a las zonas de los dientes que se encuentran más escondidas.

Problemas en el habla

Unos dientes mal posicionados pueden dificultar la pronunciación de ciertos sonidos como la ‘R’ o la ‘S’. Esto es especialmente relevante en los niños, de ahí que, desde la Asociación Española de Ortodoncistas (AESOR), recomienden realizar una primera revisión de ortodoncia a los 6 años.

Consigue una mejor salud en general

Tener una boca sana es fundamental para garantizar la salud general de una persona. Tener una dentadura alineada y con una correcta oclusión reducirá el riesgo de padecer enfermedades bucodental y, por lo tanto, de sufrir complicaciones en cualquier otro órgano

Si presentas algún problema bucodental y quieres ponerle fin, no dudes en consultar a tu odontólogo. Él te dirá que tratamiento es mejor en cada caso.

Factores de riesgo, prevención y mantenimiento de la enfermedad periodontal

Sin duda alguna, la enfermedad periodontal es una de las asignaturas pendientes en cuanto al cuidado de la salud bucodental de los españoles. La periodontitis, más conocida como piorrea, afecta ya a 8 millones de adultos españoles, según ha asegurado el Consejo de Dentistas de España.

Una de cada tres personas en España presenta gingivitis o periodontitis, unos datos que no sólo preocupan en nuestro país. Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), más de la mitad de los ciudadanos parece esta enfermedad que puede derivar en la pérdida total de dientes y todo lo que esto engloba.

Factores de riesgo para la periodontitis

Ser fumador, la placa bacteriana, la falta de higiene bucodental, una diabetes no controlada… son algunos de los factores de riesgo a la hora de sufrir esta enfermedad.

Es por eso que desde la consulta siempre se hace especial hincapié en la necesidad de llevar una vida saludable y de mantener a raya nuestra salud bucodental. Tu odontólogo siempre te ayudará a encontrar cual es el factor que ha desencadenado la enfermedad periodontal para intentar ponerle solución de raíz.

Sin embargo, en ocasiones surge la necesidad de llevar a cabo ciertos tratamientos, como la ortodoncia, para alinear los dientes, facilitar la higiene bucodental y evitar la acumulación de la placa bacteriana.

¿Cómo prevenir su aparición?

A pesar de que es una enfermedad con mucha prevalencia en la sociedad, lo cierto es que su prevención es relativamente sencilla.

  1. Elimina el tabaco de tu vida. Es uno de los principales factores de su aparición y afecta directamente su prevalencia y progresión.
  2. Opta por un estilo de vida saludable. Haz ejercicio físico, limita el consumo de alcohol e intenta llevar una dieta sana y equilibrada, evitando el consumo de azúcares o refrescos.
  3. La genética también es otro de los factores a tener en cuenta en la aparición de esta enfermedad. Si tu familia ha tenido periodontitis, no dudes en hacer especial hincapié en tu salud bucodental.
  4. Mantener una buena salud bucodental es clave para prevenir su aparición. El apiñamiento dental o las malposiciones pueden dificultar el cepillado, es por ello que, en ocasiones, el dentista recomienda el uso de ortodoncia para solucionar estos problemas y facilitar la higiene bucodental.

Mantenimiento de la periodontitis

La periodontitis es una enfermedad que no tiene cura, por eso, una vez finalizado el tratamiento periodontal es necesario acudir a consulta al menos dos veces al año para mantener controlada su evolución y evitar que se vuelva a activar.

Si padeces una enfermedad periodontal recuerda que debes visitar a tu odontólogo cada vez que este te lo indique. En dichas visitas se te realizará un examen, una reevaluación y un diagnóstico. En caso de que una zona vuelva a estar reinfectada, tu odontólogo aplicará el tratamiento que considere oportuno para evitar que se agrave la enfermedad.

Sin embargo, la higiene oral del paciente es el factor más importante para lograr la estabilidad de la enfermedad una vez finalizado el tratamiento periodontal.

Según la SEPA, la periodontitis avanzada es la sexta enfermedad a nivel mundial más prevalente. Acude a tu dentista y no dejes que esta enfermedad bucodental te impida sonreir.

Día Mundial de la Salud: La relación entre la salud bucodental y la salud general

No cuidar de nuestra boca puede tener consecuencias no solo a nivel bucodental, sino también en nuestra salud general. Hoy, 7 de abril de 2021, se celebra el Día Mundial de la Salud Bucodental y desde el Colegio de Odontólogos de Valencia (ICOEV) queremos hacer hincapié en las múltiples enfermedades que pueden surgir a raíz de no tener una buena higiene dental.

La boca, es una herramienta de salud preventiva, por eso hay que cuidarla y realizar dos revisiones al año para asegurarnos de que todo está correctamente. Al igual que lo que sucede en el resto del cuerpo puede afectar a nuestra boca, todo aquello que sucede en la boca también puede tener consecuencias en nuestro cuerpo.

Cuando las bacterias presentes en nuestra boca proliferan, pueden provocar infecciones en las encías y convertir nuestra cavidad oral en un foco de infección al torrente sanguíneo, de ahí que haya que prestar especial atención a esta parte de nuestro cuerpo.

Los principales problemas de salud relacionados de nuestra salud bucodental

Desde el ICOEV te indicamos cuáles son las enfermedades que están directamente relacionadas con nuestra salud bucodental.

La Diabetes

Tienes diabetes, ¡atiende más que nunca tu salud bucodental! Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), la diabetes aumenta la probabilidad de sufrir periodontitis y demás enfermedades relacionadas con las encías.

Es muy importante acudir a tu dentista con regularidad. Padecer diabetes puede provocar pérdida de dientes e incluso puede contribuir a la aparición de enfermedades cardiovasculares. Además, está demostrado que los pacientes con piorrea sufren un mayor riesgo de padecer diabetes que aquellos que tienen unas encías sanas.

Enfermedades cardíacas

Según la SEPA, los pacientes con enfermedades cardiovasculares que conservan la dentadura y no presentan una enfermedad periodontal suelen vivir más años que aquellos que tienen unas encías enfermas.

La revista ‘European Journal of Preventive Cardiology’ determina que la pérdida de cada pieza dental supone un mayor riesgo de sufrir un infarto o un ictus.

Cáncer

Cuando acudimos al dentista es importante hacernos un chequeo general. Tu dentista de confianza está totalmente cualificado para detectar un cáncer de boca a través de posibles bultos u otros cambios que observe en la garganta, en el cuello, en la piel o en la tiroides.

El cáncer de boca no es el único que está relacionado con nuestra salud bucodental. El cáncer hepático o el cáncer de esófago también están relacionados con una mala higiene bucodental.

Artritis reumatoide

Aunque no se conocen muy bien cuáles son las causas de la artritis reumatoide (AR), lo cierto es que hay muchos factores implicados en su aparición, entre ellos la periodontitis. Se considera que la inflamación en la superficie de la mucosa bucal (encías) podría desencadenar la enfermedad autoinmune sistémica que ocurre en la AR, según ha comentado el Dr. Jerián González Febles, investigador del grupo ETEP de la Universidad Complutense de Madrid.
“El mecanismo de interacción entre la periodontitis y la AR es la citrulinación de proteínas propias del paciente que conlleva a la producción de anticuerpos citrulinados”, asegura el médico.

El Alzheimer

Según ha defendido la SEPA, en el caso de la enfermedad del Alzheimer, se ha observado la existencia de bacterias orales en el cerebro, en concreto en el líquido cefalorraquídeo. Además, también se ha demostrado que un mal cepillado dental incrementa las probabilidades de desarrollar esta enfermedad y multiplica por 6 el deterioro cognitivo de estos pacientes.

Recuerda que tener una buena higiene bucodental también te ayudará a tener una buena salud general. Para ello es indispensable acudir dos veces al año al dentista para revisiones y una limpieza dental profesional.

Cosas básicas a saber sobre los implantes dentales

Aunque siempre se apuesta por conservar los dientes naturales, lo cierto es que no siempre es posible, de ahí que cada vez los tratamientos de implantes dentales estén adquiriendo una mayor fuerza.

Sin embargo, no todos los pacientes que acuden a consulta son candidatos al tratamiento con implantes. Los pacientes diabéticos no controlados, con cardiopatías, problemas psiquiátricos o con una mala salud bucodental no son susceptibles de poder recibir este tipo de tratamientos.

Consideraciones a tener en cuenta antes de realizar un tratamiento de implantes

Una de las cosas a tener en cuenta antes de someterse a un tratamiento de implantes dentales es que las encías deben estar completamente sanas.

Si has perdido los dientes por una enfermedad periodontal, antes de someterte a un tratamiento de implantes, tu dentista deberá tener controlada la enfermedad, eliminando las bacterias presentes en la boca.

Cabe recordar que la periodontitis es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar periimplantitis, por lo que antes de colocar un implantes, la boca debe estar sana y libre de infecciones.
El tipos de implante y la individualización, las claves del éxito

Si estás pensando en someterte a un tratamiento de implantes dentales quizás hayas observado que los precios son muy variados de una clínica odontológica a otra pero, ¿por qué?

Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) , el material con el que están hechos los implantes son uno de los motivos de la gran variedad de precios que existen en el mercado. La gran mayoría están hechos de titanio, sin embargo ahora han empezado a surgir los implantes de zirconio.

Sean del material que sean, los implantes deben cumplir los criterios de calidad de la Unión Europea y contar con respaldo sanitario. Además, tu dentista también deberá informarte debidamente sobre los motivos por los que ha elegido un determinado tipo de implante para tu caso.

Y es que según el paciente existen unas necesidades u otras, algo que también se ve reflejado en el precio. Hay pacientes que necesitan someterse a cirugías regenerativas para poder utilizar implantes mientras que otros no, algo que provoca que la intervención sea mucho más sencilla en el caso de estos últimos.

Sea como fuese, la clave del éxito en este tipo de tratamiento depende de la individualización a la hora de escoger el tipo de implantes pero también a la hora de abordar el tratamiento y la posterior recuperación.

¿Qué es la periimplantitis?

Una vez que el implante se integre en el hueso, hay que mantener una buena higiene bucodental para evitar otros riesgos que puedan desencadenar en una periimplantitis, es decir, en una inflamación alrededor del implante.

A pesar de que los implantes dentales están pensados para que puedan durar toda la vida, lo cierto es que su durabilidad depende de las condiciones de salud del paciente, por eso se le exige a este que siga cuidando su dentadura tras la cirugía.

Para evitar la temida periimplantitis es necesario adquirir una rutina de higiene diaria y acudir a las revisiones periódicas marcadas por el dentista para poder detectar posibles anomalías y solucionarlas a tiempo.

Generalmente, los problemas que puedan surgir tras el tratamiento de implantes se deben a una inflamación alrededor del implante donde no hay signos de pérdida ósea. El sangrado o el aumento en la profundidad del surco suelen ser algunos de los principales síntomas que nos alertan de que algo no va bien.

Si no decidimos solucionar estos problemas, poco a poco se irá produciendo una pérdida de hueso alrededor del implante, lo que conducirá a una periimplantitis. Los 3 factores de riesgo que elevan la probabilidad de desarrollar una enfermedad periimplantaria son:

  • Una mala higiene oral. El riesgo de periimplantitis en aquellos pacientes con mala higiene oral es 4 veces mayor
  • Tabaquismo. El consumo habitual de tabaco no sólo influye en el éxito de integración del implante, sino que aumenta por 2,25 el riesgo de sufrir periimplantitis con respecto a los pacientes no fumadores
  • Historia de periodontitis. En caso de no controlarse la enfermedad periodontal es muy probable que se vuelva a repetir la pérdida de hueso

Recuerda que acudir a un dentista de confianza que trabaje con implantes de calidad y mantener una buena higiene dental es clave para que el tratamiento de implantes dentales sea exitoso.

 

20 de marzo: Día Mundial de la Salud Oral

Como cada año, el 20 de marzo se celebra el Día Mundial de la Salud (DMSO) y desde el Colegio de Odontólogos de Valencia (ICOEV) queremos hacer hincapié en los beneficios de tener una boca sana y de promover hábitos saludables entre todas aquellas personas que nos rodean.

Pero, ¿por qué se celebra este día y no otro?

Según la FDI World Dental Federation, el Día Mundial de la Salud se celebra el día 20 porque:

  • Los niños tienen 20 dientes de leche
  • Las personas mayores suelen tener 20 dientes naturales al final de su vida
  • Si se expresa numéricamente, primero el mes y después el día, es 3/20, es el resultado que nos indica que una boca es saludable: 32 dientes y 0 caries

Según datos ofrecidos por la Fundación Dental Española (FDA), aproximadamente un 90% de la población mundial va a padecer alguna enfermedad bucodental, por lo tanto está en tu mano poder solventarla a tiempo.

Este año es más importante, aún si cabe, acudir a tu dentista de confianza, ya que el confinamiento ha provocado que dejásemos apartada nuestra salud bucodental por unos meses.

La mala alimentación, el hecho de no arreglarse para salir a la calle y de no poder acudir al dentista con la frecuencia que deberíamos puede haber puesto en peligro nuestra salud oral de alguna manera.

Cuida tu boca cada día

Mantener tu salud oral a salvo, es muy fácil si destinamos tiempo a hacerlo. Desde el ICOEV te damos 4 pautas muy sencillas a seguir para comenzar a aplicar en tu día a día:

Cepíllate los dientes al menos dos veces al día. Después de cada comida es fundamental que cepilles los dientes con suavidad. Debes prestar especial atención a las encías y a la cara interna y externa de los dientes. Recuerda también cepillar la lengua para evitar el mal aliento.

Utiliza seda dental y enjuague bucal. Después del cepillado, al menos una vez al día, utiliza seda dental y enjuague dental para eliminar la placa bacteriana de las zonas más complejas (como puede ser debajo de las encías o entre los dientes)

Lleva una alimentación equilibrada y saludable. La alimentación también influye en nuestra salud bucodental. Procura llevar una alimentación variada y saludable, rica en frutas, verduras y baja en grasas y azúcares.

Adquirir hábitos saludables. Evita fumar y beber de manera frecuente, ya que puede perjudicar seriamente a las encías, favoreciendo la aparición de caries.

Además, no olvides visitar a tu dentista al menos dos veces al año para realizar una higiene dental profesional y una revisión en profundidad. Recuerda que la detección precoz es clave en el tratamiento de las enfermedades bucodentales.

La preocupación por la salud bucodental, algo que se transmite

Además de cuidar de nuestra salud oral, también debemos cuidar de la de aquellos que nos rodean. Según ha asegurado el Consejo de Dentistas, el 31% de los niños menores de 6 años tiene caries, lo que supone que 7 millones de dientes de leche están afectados por esta enfermedad.

Los preescolares españoles tampoco se quedan atrás. Entre el 80% y el 90% de las caries presentes en preescolares no han recibido el tratamiento oportuno.

Estos datos nos hacen ver el valor de que, los más mayores de la casa, eduquen a sus hijos en la importancia de mantener una buena salud bucodental y de acudir al dentista con regularidad.

Recuerda que para hablar, sonreír o masticar igual que en nuestra juventud es necesario cuidar la salud de nuestros dientes y de nuestras encías todos los días. Para ello es necesario lavarnos los dientes todos los días, acudir a revisiones regulares con nuestro dentista, dejarnos aconsejar por él y abandonar los malos hábitos (consumo excesivo de alimentos azucarados, consumo de alcohol…).

Cuidando de tu salud oral también conseguirás cuidar el resto de partes que conforman tu cuerpo, disminuyendo el riesgo de problemas cardiovasculares o de diabetes.

Recomendaciones en tiempos de Covid

Desde el pasado año, el Coronavirus SARS-CoV-2 forma parte de nuestro día a día. El lavado frecuente de manos, el uso de la mascarilla y mantener la distancia social son nuestro principales aliados a la hora de combatir el virus. Pese a todo, no podemos dejar a un lado nuestra salud oral, ya que las enfermedades bucodentales incrementan el riesgo de sufrir enfermedades sistémicas, tal y como asegura el Consejo de Dentistas de España

Enfermedades bucodentales tras el inicio de la pandemia

Además de esto, el coronavirus nos ha puesto en una tesitura que no favorece para nada a nuestra salud bucodental y que hace más importante, aún si cabe, la necesidad de acudir al dentista para una revisión.

Bruxismo, la principal consecuencia del nerviosismo

El no saber qué va a suceder mañana, el medio, la situación en general puede provocar cierta tensión. Generalmente, nuestro cuerpo aprovecha la noche, cuando nuestro sistema se relaja, para liberar la tensión, teniendo graves consecuencias en nuestra salud bucodental.

Dientes apretados, astillamientos, rechinamiento y dolor en la mandíbula son algunos de los síntomas que podrían indicar que sufres bruxismo.

Desde el Colegio de Odontólogos de Valencia (ICOEV) recomendamos acudir al dentista ante los primeros síntomas que suelen ser el dolor de cabeza y cuello, además del dolor de mandíbula.

Dolor en la articulación temporomandibular

A pesar de que el pico de la pandemia ya ha llegado a su fin, lo cierto es que muchas gente aún continúa teletrabajando. Las malas posturas que adoptamos cuando trabajamos desde casa hacen que los nervios del cuello y los músculos de los hombros se tensen, provocando cierto dolor o malestar en nuestra articulación temporomandibular, o ATM.

Además, el incremento de movimientos mandibulares para el mantenimiento de la mascarilla en posición y la modificación de las pautas respiratorias también ha provocado cierto dolor y disfunción en la articulación temporomandibular.

En caso de no subsanarse, este dolor podría acabar provocando molestias al masticar, chasquidos y ruidos al abrir y cerrar la boca, dolor cervical y sensación de presión en los oídos, entre otro tipo de molestias.

Rotura de dientes

El hecho de no salir tanto de casa y el incremento de casos de bruxismo, ha provocado un aumento en el número de personas que han sufrido alguna fractura dental, según ha informado la SEPA.

Además, al estar más nerviosos se ha notado un incremento de casos de bruxismo, algo que sin duda es muy perjudicial para nuestros dientes, ya que provoca que la mandíbula se tense y que nuestros dientes se astillen, un hecho que se ha dado sobre todo en menores de edad.

Aumento de la periodontitis

El hecho de que durante varios meses la gente no haya acudido a consulta, ha provocado un aumento de casos de periodontitis e incluso ha agravado muchos de ellos.

Un estudio reciente publicado por el Journal of Clinical Periodontology ha asegurado que la periodontitis está asociada significativamente con un mayor riesgo de complicaciones por Covid-19.

En concreto, en el estudio se asegura que las personas con esta enfermedad tienen 4,5 veces más probabilidades de necesitar ventilación asistida y aproximadamente 3,5 veces más posibilidades de ingresar en una UCI.

Tener una buena salud bucodental, y sobre todo periodontal, es importante para disminuir la carga bacteriana de nuestro aparato respiratorio. Una vez más, todo contribuye a intentar disminuir el riesgo o la gravedad de este tipo de enfermedades.

Una boca sana para prevenir el Coronavirus

Nuestra salud bucodental ha adquirido relevancia en el actual marco de pandemia de coronavirus. La Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) recomienda que ahora, más que nunca, se deben reforzar los hábitos de higiene bucodental y las medidas de seguridad en la clínica dental.

Por eso, ahora es más necesario que nunca retomar los todos los tratamientos que habíamos iniciado antes de la pandemia y también acudir a nuestro odontólogo de confianza para realizar una higiene bucodental cada seis meses con el objetivo de eliminar la placa bacteriana.

Además, también es conveniente seguir una serie de pautas para evitar el contagio. Entre ellas destacamos la importancia de tener el cepillo libre de bacterias y virus con el objetivo de ayudar a disminuir el contagios con los cepillos de las personas que están cerca.

Recuerda que tu dentista puede ser determinante en la lucha contra las infecciones antes, durante y después de la enfermedad. Cepillarse los dientes después de cada comida, usar hilo dental y utilizar colutorios adecuados a nuestras particularidades es clave mantener una buena higiene bucodental.

Cómo elegir un buen colutorio para la higiene dental diaria

Además de realizar un buen cepillado dental, al menos, una vez al día también sería conveniente utilizar un enjuague bucal para hacer frente a las afecciones dentales.

Sin embargo, no todos los colutorios tienen la misma eficacia ni están indicados para lo mismo, es por eso que desde el Colegio de Odontólogos de Valencia (ICOEV) te ayudamos a escoger un colutorio que sea ideal para complementar tu higiene dental diaria.

¿Por qué usar un colutorio dental?

Desde el ICOEV recomendamos el uso de un colutorio para complementar el cepillado de dientes, sin embargo cabe recordar que en ningún caso sustituye el cepillado dental.

Entonces, ¿por qué usar un colutorio dental? Los enjuagues bucales sirven para llegar a aquellas zonas de difícil acceso, como pueden ser las muelas del juicio o los huecos entre los dientes que suelen acumular residuos.

En ocasiones, los colutorios también se usan para hacer frente a ciertas infecciones bucodentales, como por ejemplo la salida de las muelas del juicio, la sequedad bucal o la halitosis, siempre recomendado por un especialista.

Tipos de colutorios

Según la American Dental Association (ADA), los enjuagues bucales pueden dividirse en dos grupos: los enjuagues cosméticos (aquellos que sirven para controlar puntualmente el mal aliento y que dejan un olor agradable) y los enjuagues bucales terapéuticos (aquellos que utilizan para solucionar un problema bucodental).

Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), dentro de los enjuagues terapéuticos existen varios enfocados a solventar los diferentes problemas que pueda presentar un paciente.

Colutorios antisépticos:

Los más utilizados son los contienen clorhexidina (CHX) y se suelen utilizar para eliminar la placa bacteriana y evitar la gingivitis.

El uso de estos no está recomendado para uso diario, por eso, antes de usarlo es imprescindible que hables con un especialista que te indique el periodo de tratamiento y la cantidad con la que debes enjuagarte.

Colutorios efecto anticaries:

Este tipo de colutorios son recomendados para gente propensa a la aparición de caries, ya que son ricos en flúor y ayudan a evitar la aparición de placa. El uso de este tipo de colutorios está recomendado de manera diaria.

Antisensibilizantes:

¿El calor, el frío o determinados alimentos te hacen tener cierta sensibilidad dental?. Con este tipo de colutorios puedes combatir la sensibilidad, aunque te advertimos de que su efecto no es inmediato, por lo que empezarás a ver resultados al cabo de unas semanas.

Anti-halitosis:

Este colutorio debe estar indicado por un especialista. En concreto, su uso, ayuda a disminuir el número de bacterias productoras del mal aliento (halitosis).

Sequedad bucal:

Suele estar recomendado por un especialista para calmar la sensación de sequedad bucal y refrescar la boca. Junto con este colutorio, generalmente aconseja hidratarse constantemente y masticar los alimentos de manera minuciosa, además de evitar el consumo de alcohol, tabaco y demás.

Pautas a seguir para escoger un buen colutorio

Actualmente existe una amplia variedad de colutorios, por eso a la hora de comprar uno es recomendable pedir consejo a tu dentista habitual para evitar efectos secundarios y para escoger uno que realmente se adapte a tus necesidades.

Para poder sacarle el mejor partido sigue las instrucciones del producto y consulta con tu odontólogo cualquier duda que tengas.

A la hora de escoger un colutorio, según la SEPA debes asegurarte de que:

  • Sea fácil de usar y seguro
  • Capaz de eliminar las bacterias en lugares de difícil acceso
  • Que no sea desagradable al gusto
  • Que penetre en el biofilm de la placa dental

Desde el ICOEV recomendamos el uso de enjuagues bucales para ofrecer una protección adicional para evitar las caries y posibles enfermedades en las encías.

En ningún caso los colutorios son un sustituto del cepillado dental. Si tienes dudas sobre un colutorio o presentas un problema concreto, no dudes en acudir a tu odontólogo habitual, él resolverá todas tus dudas.

Cómo conseguir que los niños tengan una buena salud bucodental

Los padres son los responsables de que los niños tengan una buena salud bucodental durante la infancia, por lo que deben transmitirles a los mismos la disciplina de cepillarse los dientes todos los días y evitar el consumo de dulces que puedan favorecer la aparición de la caries dental.

Al igual que se aprende a leer, a escribir o a sumar, los padres también deben enseñar a sus hijos cuáles son las claves para mantener una buena higiene dental y prevenir la aparición de enfermedades bucodentales.

La caries, el principal enemigo de los más pequeños

Según la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), la caries dental ya es la enfermedad crónica de nuestro país más frecuente en la infancia, sobre todo en aquellos que cursan preescolar.

Esta enfermedad se produce por el consumo excesivo de azúcares y por falta de una buena higiene dental tras el consumo de este tipo de alimentos. Cabe destacar que aquellos niños que presentan caries en los dientes temporales, tienen un mayor riesgo de experimentar múltiples caries en la dentición permanente.

Además de las caries, también existen multitud de enfermedades dentales que pueden afectar gravemente a la cavidad oral de los más pequeños de la casa, por eso la prevención y la educación se hacen clave en los primeros años de vida de nuestros hijos.

¿Cómo saber si mis hijos tienen una mala higiene dental?

Pero, ¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene una buena o mala salud bucodental? Además de llevarlo al dentista con frecuencia, también debes vigilar que en la cavidad oral de tus hijos no se produzcan las siguientes señales de alarma:

  1. Encías de color rojizo e incluso amoratada. Una encía sana siempre es de color rosada
  2. Hinchazón, malformación de la encías y pérdida de la misma alrededor del diente
  3. Sangrado de la encía durante el cepillado
  4. Mal aliento
  5. Sensibilidad dental

Trucos para que tus hijos tengan unas encías saludables

Desde la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) nos dan una serie de pautas a seguir si queremos que las encías de los más pequeños del hogar se conserven intactas con el paso del tiempo.

1. Enséñale a tus hijos cómo cepillarse correctamente.

El cepillado es clave para la prevención, por eso debes poner especial esmero en que tu hijo aprenda por sí solo a realizarse una buena higiene dental. Indícale que para mantener una buena higiene dental es necesario cepillarse los dientes, al menos, dos veces al fría.

Además, también sería conveniente que le mostrases cómo saber si tiene unas encías sanas o no. Recuerda que una encía sana es aquella que es rosada, firme y que no sangra durante el cepillado.

2. Acaba con los malos hábitos

Durante la niñez se adquieren varios hábitos que pueden ser dañinos para la salud bucodental de los más pequeños de la casa. Chuparse el dedo, mordisquear un bolígrafo o comer chucherías todos los días son tres de las causas más frecuentes de malformaciones en la cavidad oral, astillamiento en los dientes y aparición de caries.

La educación es clave para conseguir que nuestros hijos tengan una buena salud bucodental en la edad adulta.

3. Visita de manera periódica al dentista

Llevar a nuestros hijos al dentista cuándo son pequeños tiene innumerables beneficios para ellos. Además de evitar que le cojan fobia a los dentistas en la edad adulta, también conseguirás que adquieran el hábito de ir cada seis meses al dentista para realizarse una higiene dental o simplemente para acudir a una revisión general.

Recuerda que tu dentista también puede ayudarte a detectar posibles enfermedades bucodentales y a cuidar de la salud bucodental de los más pequeños. Visítalo.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page