Archivos mensuales: marzo 2021

Cosas básicas a saber sobre los implantes dentales

Aunque siempre se apuesta por conservar los dientes naturales, lo cierto es que no siempre es posible, de ahí que cada vez los tratamientos de implantes dentales estén adquiriendo una mayor fuerza.

Sin embargo, no todos los pacientes que acuden a consulta son candidatos al tratamiento con implantes. Los pacientes diabéticos no controlados, con cardiopatías, problemas psiquiátricos o con una mala salud bucodental no son susceptibles de poder recibir este tipo de tratamientos.

Consideraciones a tener en cuenta antes de realizar un tratamiento de implantes

Una de las cosas a tener en cuenta antes de someterse a un tratamiento de implantes dentales es que las encías deben estar completamente sanas.

Si has perdido los dientes por una enfermedad periodontal, antes de someterte a un tratamiento de implantes, tu dentista deberá tener controlada la enfermedad, eliminando las bacterias presentes en la boca.

Cabe recordar que la periodontitis es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar periimplantitis, por lo que antes de colocar un implantes, la boca debe estar sana y libre de infecciones.
El tipos de implante y la individualización, las claves del éxito

Si estás pensando en someterte a un tratamiento de implantes dentales quizás hayas observado que los precios son muy variados de una clínica odontológica a otra pero, ¿por qué?

Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) , el material con el que están hechos los implantes son uno de los motivos de la gran variedad de precios que existen en el mercado. La gran mayoría están hechos de titanio, sin embargo ahora han empezado a surgir los implantes de zirconio.

Sean del material que sean, los implantes deben cumplir los criterios de calidad de la Unión Europea y contar con respaldo sanitario. Además, tu dentista también deberá informarte debidamente sobre los motivos por los que ha elegido un determinado tipo de implante para tu caso.

Y es que según el paciente existen unas necesidades u otras, algo que también se ve reflejado en el precio. Hay pacientes que necesitan someterse a cirugías regenerativas para poder utilizar implantes mientras que otros no, algo que provoca que la intervención sea mucho más sencilla en el caso de estos últimos.

Sea como fuese, la clave del éxito en este tipo de tratamiento depende de la individualización a la hora de escoger el tipo de implantes pero también a la hora de abordar el tratamiento y la posterior recuperación.

¿Qué es la periimplantitis?

Una vez que el implante se integre en el hueso, hay que mantener una buena higiene bucodental para evitar otros riesgos que puedan desencadenar en una periimplantitis, es decir, en una inflamación alrededor del implante.

A pesar de que los implantes dentales están pensados para que puedan durar toda la vida, lo cierto es que su durabilidad depende de las condiciones de salud del paciente, por eso se le exige a este que siga cuidando su dentadura tras la cirugía.

Para evitar la temida periimplantitis es necesario adquirir una rutina de higiene diaria y acudir a las revisiones periódicas marcadas por el dentista para poder detectar posibles anomalías y solucionarlas a tiempo.

Generalmente, los problemas que puedan surgir tras el tratamiento de implantes se deben a una inflamación alrededor del implante donde no hay signos de pérdida ósea. El sangrado o el aumento en la profundidad del surco suelen ser algunos de los principales síntomas que nos alertan de que algo no va bien.

Si no decidimos solucionar estos problemas, poco a poco se irá produciendo una pérdida de hueso alrededor del implante, lo que conducirá a una periimplantitis. Los 3 factores de riesgo que elevan la probabilidad de desarrollar una enfermedad periimplantaria son:

  • Una mala higiene oral. El riesgo de periimplantitis en aquellos pacientes con mala higiene oral es 4 veces mayor
  • Tabaquismo. El consumo habitual de tabaco no sólo influye en el éxito de integración del implante, sino que aumenta por 2,25 el riesgo de sufrir periimplantitis con respecto a los pacientes no fumadores
  • Historia de periodontitis. En caso de no controlarse la enfermedad periodontal es muy probable que se vuelva a repetir la pérdida de hueso

Recuerda que acudir a un dentista de confianza que trabaje con implantes de calidad y mantener una buena higiene dental es clave para que el tratamiento de implantes dentales sea exitoso.

 

20 de marzo: Día Mundial de la Salud Oral

Como cada año, el 20 de marzo se celebra el Día Mundial de la Salud (DMSO) y desde el Colegio de Odontólogos de Valencia (ICOEV) queremos hacer hincapié en los beneficios de tener una boca sana y de promover hábitos saludables entre todas aquellas personas que nos rodean.

Pero, ¿por qué se celebra este día y no otro?

Según la FDI World Dental Federation, el Día Mundial de la Salud se celebra el día 20 porque:

  • Los niños tienen 20 dientes de leche
  • Las personas mayores suelen tener 20 dientes naturales al final de su vida
  • Si se expresa numéricamente, primero el mes y después el día, es 3/20, es el resultado que nos indica que una boca es saludable: 32 dientes y 0 caries

Según datos ofrecidos por la Fundación Dental Española (FDA), aproximadamente un 90% de la población mundial va a padecer alguna enfermedad bucodental, por lo tanto está en tu mano poder solventarla a tiempo.

Este año es más importante, aún si cabe, acudir a tu dentista de confianza, ya que el confinamiento ha provocado que dejásemos apartada nuestra salud bucodental por unos meses.

La mala alimentación, el hecho de no arreglarse para salir a la calle y de no poder acudir al dentista con la frecuencia que deberíamos puede haber puesto en peligro nuestra salud oral de alguna manera.

Cuida tu boca cada día

Mantener tu salud oral a salvo, es muy fácil si destinamos tiempo a hacerlo. Desde el ICOEV te damos 4 pautas muy sencillas a seguir para comenzar a aplicar en tu día a día:

Cepíllate los dientes al menos dos veces al día. Después de cada comida es fundamental que cepilles los dientes con suavidad. Debes prestar especial atención a las encías y a la cara interna y externa de los dientes. Recuerda también cepillar la lengua para evitar el mal aliento.

Utiliza seda dental y enjuague bucal. Después del cepillado, al menos una vez al día, utiliza seda dental y enjuague dental para eliminar la placa bacteriana de las zonas más complejas (como puede ser debajo de las encías o entre los dientes)

Lleva una alimentación equilibrada y saludable. La alimentación también influye en nuestra salud bucodental. Procura llevar una alimentación variada y saludable, rica en frutas, verduras y baja en grasas y azúcares.

Adquirir hábitos saludables. Evita fumar y beber de manera frecuente, ya que puede perjudicar seriamente a las encías, favoreciendo la aparición de caries.

Además, no olvides visitar a tu dentista al menos dos veces al año para realizar una higiene dental profesional y una revisión en profundidad. Recuerda que la detección precoz es clave en el tratamiento de las enfermedades bucodentales.

La preocupación por la salud bucodental, algo que se transmite

Además de cuidar de nuestra salud oral, también debemos cuidar de la de aquellos que nos rodean. Según ha asegurado el Consejo de Dentistas, el 31% de los niños menores de 6 años tiene caries, lo que supone que 7 millones de dientes de leche están afectados por esta enfermedad.

Los preescolares españoles tampoco se quedan atrás. Entre el 80% y el 90% de las caries presentes en preescolares no han recibido el tratamiento oportuno.

Estos datos nos hacen ver el valor de que, los más mayores de la casa, eduquen a sus hijos en la importancia de mantener una buena salud bucodental y de acudir al dentista con regularidad.

Recuerda que para hablar, sonreír o masticar igual que en nuestra juventud es necesario cuidar la salud de nuestros dientes y de nuestras encías todos los días. Para ello es necesario lavarnos los dientes todos los días, acudir a revisiones regulares con nuestro dentista, dejarnos aconsejar por él y abandonar los malos hábitos (consumo excesivo de alimentos azucarados, consumo de alcohol…).

Cuidando de tu salud oral también conseguirás cuidar el resto de partes que conforman tu cuerpo, disminuyendo el riesgo de problemas cardiovasculares o de diabetes.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page