Archivos mensuales: agosto 2022

5 recomendaciones para realizar un tratamiento de ortodoncia seguro

Según la Asociación Española de Ortodoncistas, la ortodoncia ayuda a un encaje óptimo de los dientes para una masticación adecuada y al funcionar bien los dientes no se estropean y se mantienen saludables. Además, unos dientes bien alineados facilita la higiene dental, evitando así la proliferación de bacterias y la aparición de problemas en las encías, como gingivitis y enfermedad periodontal. De ahí que la ortodoncia, mediante el alineamiento de los dientes, contribuya además a la salud de las encías. 

 

Sin embargo para garantizar la seguridad de los tratamientos de ortodoncia es imprescindible contar un buen profesional sanitario, como recuerda la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Si tienes en mente iniciar un tratamiento ortodóncico, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

1- Acude a un profesional sanitario cualificado que realice un diagnóstico previo, la prescripción del tratamiento adecuado y el seguimiento durante la duración del tratamiento. El dentista es la persona autorizada para prescribir el tratamiento de ortodoncia idóneo para cada paciente basado en un diagnóstico previo y en función de las necesidades del paciente.

2- Asegúrate de que la planificación del tratamiento incluya un seguimiento adecuado y regular del proceso. En estas revisiones se realizan los ajustes necesarios para garantizar que se está llevando a cabo de manera eficaz.

 

3- Sigue las recomendaciones del profesional sanitario y no faltes a ninguna revisión.

 

4- No compres online aparatos de ortodoncia como alineadores dentales invisibles.

 

5- Si tienes conocimiento de algún incidente grave relacionado con el uso de estos productos, te aconsejamos que lo notifiques a través del portal NotificaPS.

 

 

La AEMPS recuerda que la única manera de garantizar la seguridad de los tratamientos de ortodoncia es contar con un profesional sanitario que supervise todo el tratamiento para asegurarnos de que la ortodoncia vaya a ser eficaz. 

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios también hace hincapié a la incompatibilidad para prescriptores en ejercicio público con cualquier clase de intereses económicos directos derivados de la fabricación o comercialización de medicamentos y productos sanitarios.

 

Alineadores transparentes online

Queremos hacer mención a la venta de alineadores transparentes por internet ya que es una práctica emergente con muchos riesgos. La comercialización online de estos aparatos supone que el paciente realice el tratamiento en su domicilio, sin la debida supervisión de un especialista. Además, se lleva a cabo sin un diagnóstico preciso de la maloclusión y sin la realización de un plan de tratamiento individualizado.

 

De esta manera, el tratamiento ortodóncico puede causar trastornos en la salud bucodental del paciente: alteraciones en la oclusión, dolor de cabeza, oídos y de cervicales, desgaste dental por el mal contacto de los dientes o problemas estéticos por una inadecuada valoración de la estética facial y dental del paciente.

 

El uso de alineadores está controlado y regulado por la AEMPS, quien recuerda que muchos de estos productos vendidos online no han sido sometidos a ningún control de calidad, por lo que no son aptos para su venta en la Unión Europea.

 

Desde ICOEV recomendamos que acudas a tu clínica dental de confianza para informarte en profundidad sobre los tratamientos de ortodoncia y para que te asesoren de cuál es el indicado para tu caso.

Los distintos tipos de carillas dentales. ¿Cuál elegir?

Una carilla dental es una reconstrucción estética que un odontólogo coloca sobre la cara delantera de los dientes; es decir, aquella que mostramos al hablar y al sonreír.

Por tanto, se trata de un tratamiento enmarcado en el área de la estética dental porque su objetivo no será el de mejorar la funcionalidad de los dientes sino incrementar la armonía de los mismos.

Las carillas dentales pueden mejorar el color, la forma, el tamaño o la posición en la que se encuentran nuestros dientes. En ocasiones, dientes torcidos, rotos, manchados, irregulares… suelen ser tratados con carillas dentales. 

En muchas ocasiones, hay personas que acuden a una clínica dental diciendo “quiero carillas dentales”. Sin embargo, tal y como ocurre en muchos casos, el diagnóstico de nuestro odontólogo de confianza es fundamental. Será él o ella quien, con su criterio, determine qué tratamiento es el más idóneo para nosotros.

 

Distintos tipos de carillas dentales 

Existe distinta tipología de carillas dentales, tanto en unos casos como en otros, servirán para mejorar la estética de los dientes. No obstante, según el material empleado en las mismas podemos diferenciar entre:

  • Las carillas de porcelana: aquellas en las que un técnico de laboratorio fabricará la carilla en función de los parámetros que el odontólogo le haya facilitado en cuanto a la forma o al color. Dentro de este grupo encontramos las llamadas carillas lentes de contacto pues son carillas de porcelana muy finas. Son de gran belleza pero en ellas una fractura podría ser más habitual.   La mayoría de laboratorios aseguran que la rehabilitación de los dientes con carillas de porcelana permanecerá unos 10 años. Esto significa que, durante ese periodo de tiempo, su color o su forma no se verán alterados.
  • Carillas de composite: Son aquellas que se confeccionan en la propia clínica dental. En este caso será el odontólogo quien, mediante unas masas de diferentes colores, va modificando la forma y el color de los dientes. En principio, serían menos resistentes que las carillas de porcelana. Sin embargo, hay algunos casos en los que el odontólogo o estomatólogo determinará su utilización.
  • Carillas de zirconio: Aunque el zirconio es un material muy resistente y que ofrece unos resultados altamente estéticos, se utiliza en circunstancias muy concretas en el caso de las carillas. Esto se debe a que su grosor es mayor y son más opacas que las carillas ultrafinas. 

 

¿Es mejor un tipo de carilla u otra?

No. Podrás encontrar mucha información por Internet que se decanta por una tipología de carillas o por otra. Sin embargo, todo esto depende muchísimo de la tipología de paciente y de cada caso en concreto. Siempre debe ser el profesional de la odontología quien determine qué carillas son las más idóneas en cada momento y para cada paciente. Recuerda siempre que tanto el diagnóstico como el plan de tratamiento son fundamentales. 

 

El mejor consejo: acude  a tu odontólogo

Ante las dudas, acude a tu odontólogo para que, junto a él, se determine si eres un paciente que debería llevar carillas, qué tipología de las mismas sería la más adecuada en tu caso y qué resultados estéticos puedes esperar con ellas. 

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page