Archivos anuales: 2024

Muelas del juicio: te contamos todo lo que debes saber sobre ellas

Las muelas del juicio son los últimos dientes en desarrollarse en la boca, y una de las principales preocupaciones, a nivel odontológico, para muchos pacientes.

Apiñamiento dental, dolor intenso… son muchos los problemas que pueden surgir a raíz de la aparición de las muelas del juicio

¿Es posible que no me salgan las muelas del juicio?

Sin embargo, no todos los pacientes experimentan la erupción de las muelas del juicio. Cada vez se ven más pacientes en consulta que no tienen muelas del juicio. ¿El motivo? La evolución

Según la SEPA, la propia evolución ha provocado que muchas personas no experimenten la aparición de estos terceros molares. En la antigüedad, las muelas del juicio eran esenciales para poder masticar alimentos duros, sin embargo, nuestra alimentación (mucho más blanda que antaño) ha provocado que el propio organismo descarte la aparición de las muelas del juicio.

¿Qué pasa si tengo muelas del juicio? ¿Tengo que sacarlas?

Sin embargo, la mayor parte de pacientes sí que experimentan la erupción de las muelas del juicio, algo que provoca que se pregunten: ¿es necesario extraerlas?

Si las muelas erupcionan correctamente y no generan ningún tipo de problema no hay por qué sacarlas. Si las muelas del juicio salen mal alineadas, impactadas o no llegan a erupción porque se quedan cerradas ante la falta de espacio, requieren de extracción para prevenir futuras complicaciones dentales.

La causa más común de la extracción de las muelas del juicio es casi siempre que no pueden emerger completamente debido a que no tienen espacio en el maxilar. Esto puede deberse al estado del crecimiento mandibular o a factores anatómicos o hereditarios

Según la ADA (American Dental Association), la extracción de las muelas de juicio puede ser necesaria si tienes algún cambio en la zona donde están esas muelas, por ejemplo, los siguientes: Dolor. Infección repetida del tejido blando que está detrás de la última muela inferior

Desde ICOEV te recomendamos que acudas regularmente a tu dentista para que puedan evaluar tu caso de manera personalizada.

Manchitas amarillas en los dientes de leche, ¿porque se producen?

Una de las preguntas más habituales que reciben los odontopediatras por parte de los padres es: mi hijo tiene manchas amarillas en los dientes de leche, ¿es grave? ¿por qué se producen? Hoy desde ICOEV os indicamos cuáles son los principales motivos por los cuáles se producen estas manchitas.

La decoloración de los dientes en niños de corta edad suelen ser motivo de preocupación entre los padres, ya que es un indicador de muchos problemas a nivel bucodental. Una de las causas más comunes en la aparición de estas pequeñas es la hipoplasia del esmalte, que además está relacionada con la presencia de caries.

Mi hijo tiene manchas amarillas en los dientes de leche, ¿qué puedo hacer?

Según diversos estudios, que recoge la SEOP (Sociedad de Odontopediatría Española), cada vez son más los niños que desarrollan hipoplasia del esmalte (o manchitas blancas o amarillas en los dientes del niño)

Generalmente, estas manchitas suelen encontrarse generalmente en los incisivos (dientes centrales) superiores e inferiores, aunque a veces también pueden aparecer en otros dientes.

El principal motivo por el cuál se origina este problema guarda relación con el embarazo. 

  • Enfermedades infecciosas o ha experimentado falta de vitaminas y minerales es probable que el feto se vea afectado. 
  • Nacimiento prematuro del bebé
  • Enfermedades graves durante los primeros años de vida del bebé o malnutrición infantil

Para solucionar las manchas blancas en los dientes es necesario remineralizar el esmalte con tratamientos de fluorización en clínica a dosis elevadas para nutrir y proteger el esmalte. Aunque se trate de dientes de leche, es necesario prestar atención a estas manchitas para evitar que salgan también en la dentición definitiva.

Para buscar una solución adecuada a las características de tu hijo te recomendamos que visites a un odontopediatra. La experiencia en este tipo de casos por su parte, te ayudarán a obtener un diagnóstico adecuado sobre el origen de las manchas dentales y la prescripción del tratamiento más adecuado para tratarlas

Diastema, ¿qué es y como ponerle solución?

Al igual que hay muchos pacientes que acuden a consulta con los dientes visiblemente apiñados, también hay otra gran cantidad de paciente que acuden a un especialista justamente por lo contrario, por presentar separaciones entre los dientes. Es lo que se conoce como diastema

Se considera diastema a la pequeña separación (en torno a los 0,5 milímetros) que existe entre los dientes y que afecta, principalmente, a los incisivos laterales superiores. Al faltar dientes o al separarse, generalmente son los dientes frontales los que más tienden a separarse

¿Por qué se producen los diastemas?

Desde la American Dental Association (ADA), nos indican cuáles son las principales causas de que se produzcan estos pequeños espacios entre los dientes

  1. Por la falta de dientes o que su tamaño es demasiado pequeño. Esto suele provocar uno o varios diastemas debido al exceso de espacio que hay en las arcadas
  2. Tener un frenillo labial demasiado grande. Esto puede generar un espacio en el medio de los dos dientes frontales
  3. Debido a una enfermedad de las encías. La inflamación daña el hueso que sostiene los dientes, por lo que puede ocasionar que estos se alojen provocando el diastema
  4. Hábitos como por ejemplo chuparse el dedo, los labios o empujar la lengua hacia afuera pueden ejercer presión haciendo que los dientes queden hacia afuera

Una vez llegado a este punto, te estarás preguntando si es necesario cerrar un diastema. Desde la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial recomienzan ponerle solución a este problema para conseguir una buena oclusión dental

Pero, ¿qué soluciones existen para resolver el diastema?

Cómo solucionar un diastema

Si ya has detectado que tienes un diastema, el primer paso para ponerle solución es acudir a consulta para ver qué es lo que está ocasionando el problema. En función del problema que presentes el profesional que te atienda te propondrá un tratamiento u otro o la combinación de varios.

Generalmente, si la raíz del problema es una mala oclusión, unos dientes muy pequeños o la falta de dientes, la primera solución suele ser la ortodoncia tradicional o con alineadores.

Gracias a la ortodoncia podremos:

  1. Colocar correctamente los dientes para poder finalmente colocar implantes (en caso de que el paciente haya sufrido la pérdida de un diente)
  2. Mejorar la oclusión para conseguir que los dientes encajen correctamente

Tengas el problema que tengas siempre hay una solución para ti. ¡Visita a tu dentista!

La ortodoncia: un tratamiento que va más allá de la estética de la sonrisa

En los últimos años, ha crecido la cantidad de pacientes que acuden a las clínicas dentales buscando mejorar su sonrisa y la ortodoncia se ha convertido en el vehículo para conseguirlo. Más allá de una finalidad estética, la ortodoncia, tanto la tradicional como la invisible, también se utiliza para solucionar infinidad de problemas bucodentales sin tener que realizar cirugías ni tratamientos más agresivos.

La importancia de una buena alineación dental

Además de mejorar la estética de la sonrisa, la ortodoncia también mejora la alineación dental y todo lo que esto supone.

Tal y como asegura la AESOR (Asociación Española de Ortodoncistas), la alineación dental desempeña un papel crucial en la función masticatoria y, por lo tanto, en la salud bucodental general. Cuando te sometes a un tratamiento de ortodoncia, también consigues mejoras en la masticación.

¿Qué implican unos dientes alineados?

Una correcta alineación dental hace que tengamos una buena oclusión. Esto, significa que la mandíbula va a cerrar de manera uniforme y que los dientes superiores van a encajar correctamente con los inferiores

Por el contrario unos dientes mal alineados (maloclusión) pueden provocar una gran cantidad de problemas a nivel bucodental como los que te detallamos a continuación:

Tensión y sobrecarga en la ATM (Articulación temporomandibular)

Morder más de un lado que del otro puede provocar problemas en la ATM y también ocasionar dolores de cabeza, en el cuello y en la mandibula

Pérdida de tejido dental

La mala alineación dental puede provocar la pérdida de tejido dental, lo que comúnmente se conoce como retracción de encías. La pérdida de encía, así mismo, también puede provocar sensibilidad dental.

Acumulacion de placa bacteriana

Unos dientes apiñados y montados unos sobre otros complican la higiene dental diaria, provocando que se acumule la placa bacteriana. Esto puede derivar en problemas bucodentales como la gingivitis o la periodontitis

Aumenta la posibilidad de rotura o astillamiento dental

Una mala mordida puede provocar que unos dientes impacten contra otros, reduciendo su tamaño progresivamente o incluso astillandose o partiéndose. Así mismo, unos dientes protruidos (hacia adelante) aumenta el riesgo de rotura dental en cas de sufrir un impacto fuerte

Como has podido comprobar en este artículo, al buscar la alineación dental óptima a través de tratamientos ortodónticos, no solo se busca mejorar la estética de la sonrisa, sino también optimizar la función masticatoria y contribuir a una salud bucal integral.

Ya sea por una cuestión estética o de salud, siempre que quieras realizar un tratamiento de ortodoncia acude a profesional con experiencia en este tipo de tratamientos. Recuerda que ante todo, la ortodoncia es un tratamiento de SALUD y no un tratamiento estético y como tal debe estar supervisado por un profesional

Cuidado de la salud bucodental en adultos mayores: Problemas comunes y prevención de afecciones

Tu dentadura intacta para toda la vida, ¿es posible? Claro que sí, si te preocupas de mantener buenos hábitos de higiene oral, cuidado personal y de realizar visitas al dentista con frecuencia.

Aun así, existen problemas comunes en el adulto mayor, como la enfermedad periodontal o las caries, entre otras afecciones, que hay que tratar de forma inmediata cuando aparecen. En este artículo os daremos las claves para el cuidado de la salud bucodental de los mayores y sobre todo, para que puedas prevenirlos desde ya y llegues a los 80 años con tu dentadura perfecta.

5 problemas dentales comunes en adultos mayores

La boca es un indicador clave de la salud general de una persona. Muchas enfermedades sistémicas pueden manifestarse a través de síntomas orales como encías inflamadas o sangrantes, sequedad bucal o llagas persistentes. Si tienes más de 60 años, es importante que prestes atención a cualquier cambio o problema dental para identificar posibles condiciones médicas subyacentes. A continuación describimos las 5 más comunes:

  1. Enfermedad periodontal: También conocida como gingivitis y periodontitis, afecta principalmente a los adultos mayores debido a factores como el deterioro del sistema inmunológico y el uso prolongado de medicamentos que causan sequedad bucal. Esto puede llevar a la pérdida prematura de dientes si no se trata adecuadamente.
  2. Pérdida ósea: A medida que envejecemos, podemos experimentar pérdida ósea en nuestras mandíbulas, lo que puede afectar la estabilidad dental e incluso llevar a cambios faciales significativos.
  3. Xerostomía: La sequedad bucal es un problema común entre los adultos mayores debido al uso de medicamentos, problemas de salud subyacentes y cambios hormonales. La falta de saliva puede aumentar el riesgo de caries, infecciones y dificultad para hablar y comer.
  4. Caries dentales: Las caries pueden afectar a cualquier edad, pero los adultos mayores son más propensos a desarrollar caries radiculares en las raíces expuestas debido a la retracción de las encías.
  1. Prótesis dentales mal ajustadas: Muchos adultos mayores usan prótesis dentales como dentaduras postizas o puentes fijos. Si estas prótesis no están bien ajustadas, pueden causar irritación, úlceras bucales e incluso dificultades para comer y hablar.

Consejos de prevención y cuidado bucodental en adultos mayores:

La prevención es la clave para mantener una buena salud bucodental en todas las edades, te contamos algunas medidas importantes que deben tomar en especial consideración los adultos mayores:

La primera y más importante es mantener una buena higiene bucal, en particular para los adultos mayores esto es relevante, porque algunas personas de avanzada edad suelen tener condiciones de salud crónicas y complejas que dificultan muchas veces la destreza necesaria para limpiarse los dientes de manera eficiente.

Cepillarse los dientes después de cada comida, con pasta dental fluorada y usar hilo dental y/o cepillo interdental diariamente, ayuda a prevenir la acumulación de placa bacteriana y reduce el riesgo de enfermedades periodontales.

Agendar visitas al dentista es  fundamental para que los adultos mayores visiten a su dentista regularmente, ya sea para realizar limpiezas profesionales, como realizar exámenes orales completos y detección temprana de posibles problemas.

La alimentación saludable con una dieta equilibrada rica en frutas, verduras y alimentos bajos en azúcar, ayuda a mantener dientes fuertes y encías saludables.

El uso correcto y cuidado de prótesis dentales implica limpiarlas regularmente y asegurarse de que estén debidamente ajustadas para evitar irritaciones y problemas relacionados.

También es importante informar al odontólogo sobre cualquier problema médico o medicamentos que esté tomando es esencial para un cuidado bucodental adecuado, ya que algunos medicamentos pueden afectar la salud oral.

La importancia del cuidado de la salud oral en personas mayores

Las consecuencias de una mala higiene bucal en personas mayores pueden significar dolor y dificultad para comer, lo que puede bajar los niveles de nutrición.

Así también, la mala apariencia y la incapacidad dental pueden bajar la autoestima lo que puede conllevar a un aislamiento social.

La mala salud bucal puede repercutir en enfermedades como la diabetes, neumonía y enfermedades cardiovasculares.

El cuidado bucodental en adultos mayores es fundamental para garantizar una buena calidad de vida y prevenir complicaciones posteriores que pueden ser de carácter grave. 

La buena salud oral en los adultos mayores contribuye a aspectos tan fundamentales como poder alimentarse correctamente con los nutrientes necesarios, comunicarse satisfactoriamente en su día a día y por tanto, disfrutar de una vida plena y autónoma.

¿Cómo afecta el estrés en tu salud bucodental?

Según publicó IPSOS en su estudio “Global Health Service Monitor” en octubre de 2023, la mitad de la población española (52%) afirma haber experimentado periodos de estrés durante el último año en los que no pudieron hacer frente a la situación. Y España, es el país del mundo donde más ha crecido la preocupación por la salud mental en los últimos tres años. 

El estrés afecta a nuestra salud física, manifestándose de diferentes maneras, como dolores de cabeza, cuello y espalda o comúnmente manifestándose con dolores estomacales. Así también e igual de importante es identificar cómo el estrés afecta a nuestra salud bucodental.

Principales afectaciones del estrés en la salud bucal

Después de periodos de más ansiedad puede que os resulten familiares las apariciones de herpes, dolores en la mandíbula por tensar demasiado los músculos faciales o bien rechinar los dientes. Además si el estrés es crónico, que perdura en el tiempo, las consecuencias son mayores, incluso pueden llevar a la pérdida de piezas dentales si no se actúa a tiempo.

Bruxismo causado por el estrés

Es un hábito involuntario que consiste en apretar y/o rechinar los dientes durante las horas de sueño, o incluso despiertos. El estrés es la principal causa de esta patología. El bruxismo si no se trata a tiempo puede derivar en complicaciones más severas, como la hipersensibilidad dental, el desgaste de los dientes, dificultad para masticar, dolores musculares en mandíbula, dolores en cuello, cabeza y oídos; insomnio o incluso provocar la pérdida de piezas dentales.

Hay maneras de aliviar los dolores derivados de esta patología pero, al ser un acto involuntario, la única manera de poder resolver el problema a tiempo es con una visita al dentista para valorar cuál será el mejor tratamiento. Generalmente, una férula de descarga ayuda a evitar el contacto entre los dientes y evitar el desgaste de las piezas.

Aftas y herpes labiales

Los herpes son producidos por un virus que habita en los nervios faciales y se reproduce en momentos en los que el organismo tiene menos defensas, como pueden ser los periodos de estrés. Las aftas son unas heridas blanquecinas que se forman en encías y mucosas causadas por virus, bacterias y deficiencias del sistema inmunológico debilitado por el estrés.

Gingivitis y Periodontitis

El estrés debilita el sistema inmunológico, lo que puede hacer que sea más difícil para el cuerpo combatir las infecciones, incluyendo las bacterias que causan enfermedades de las encías. Esto puede aumentar el riesgo de gingivitis (inflamación de las encías) y periodontitis (enfermedad de las encías más avanzada). 

Influye también la higiene bucal deficiente. Las personas bajo estrés a menudo descuidan sus hábitos de cuidado oral, como cepillarse los dientes después de cada comida, acumulando mayor cantidad de placa bacteriana que se aloja en nuestras encías, desencadenando una periodontitis.

Por otro lado, en los últimos años se ha comprobado que cuando el cuerpo se encuentra bajo estrés se producen cantidades elevadas de una hormona llamada cortisol. Cuando ésta se produce en las encías estimula la inflamación y por tanto promueve también la periodontitis.

Sequedad bucal y caries

Una de las principales reacciones de nuestro cuerpo ante el estrés es la boca seca. Además, la sequedad bucal es un efecto secundario si se están usando medicamentos para tratar la ansiedad o la depresión. La saliva es la primera defensa que se encuentran las bacterias en la boca. Cuanta menos secreción de saliva, mayor es el riesgo de enfermedades bucales.

De esta manera, aumenta la acidez en nuestra boca y ataca el esmalte dental, que es la capa natural que los protege y se acaban desarrollando las caries y otras infecciones o enfermedades en las encías.

Disfunción de la articulación temporomandibular por estrés

El estrés es una de las principales causas de la disfunción de la articulación temporomandibular. Es la articulación que une la mandíbula con el cráneo. Puede ser que produzca chasquidos al moverse, que presente dolor e inflamación. 

Esto es debido a que el disco articular se ha desplazado y no puede funcionar con normalidad por la presión generada al apretar los músculos por estrés.

Mal aliento

El estrés y la ansiedad también pueden causar que los ácidos estomacales se acumulen, lo que puede llegar a provocar reflujo ácido y, en consecuencia, puede aparecer el mal aliento.

¿Cómo podemos combatir el estrés en la salud bucal?

Las afectaciones producidas por el estrés suelen ocurrir de manera progresiva, la persona afectada no suele notar sus efectos hasta que ya son muy avanzados. Por ello, las revisiones periódicas con tu odontólogo son de máxima importancia para poder detectar estos síntomas a tiempo y conseguir, a través del tratamiento adecuado, paliar sus efectos en tu salud oral. 

Sin embargo, preocuparse por tener los descansos adecuados, cuidar tu alimentación y rutina de higiene bucal, es algo que puedes hacer por tí mismo a diario, para no llegar a alguna de las afectaciones de esta lista.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn


Facebook
visita nuestro canal