Todas las entradas de Natalia Olmo

4745_Fotovoltaica (2)

Diastema, ¿qué es y como ponerle solución?

Al igual que hay muchos pacientes que acuden a consulta con los dientes visiblemente apiñados, también hay otra gran cantidad de paciente que acuden a un especialista justamente por lo contrario, por presentar separaciones entre los dientes. Es lo que se conoce como diastema

Se considera diastema a la pequeña separación (en torno a los 0,5 milímetros) que existe entre los dientes y que afecta, principalmente, a los incisivos laterales superiores. Al faltar dientes o al separarse, generalmente son los dientes frontales los que más tienden a separarse

¿Por qué se producen los diastemas?

Desde la American Dental Association (ADA), nos indican cuáles son las principales causas de que se produzcan estos pequeños espacios entre los dientes

  1. Por la falta de dientes o que su tamaño es demasiado pequeño. Esto suele provocar uno o varios diastemas debido al exceso de espacio que hay en las arcadas
  2. Tener un frenillo labial demasiado grande. Esto puede generar un espacio en el medio de los dos dientes frontales
  3. Debido a una enfermedad de las encías. La inflamación daña el hueso que sostiene los dientes, por lo que puede ocasionar que estos se alojen provocando el diastema
  4. Hábitos como por ejemplo chuparse el dedo, los labios o empujar la lengua hacia afuera pueden ejercer presión haciendo que los dientes queden hacia afuera

Una vez llegado a este punto, te estarás preguntando si es necesario cerrar un diastema. Desde la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial recomienzan ponerle solución a este problema para conseguir una buena oclusión dental

Pero, ¿qué soluciones existen para resolver el diastema?

Cómo solucionar un diastema

Si ya has detectado que tienes un diastema, el primer paso para ponerle solución es acudir a consulta para ver qué es lo que está ocasionando el problema. En función del problema que presentes el profesional que te atienda te propondrá un tratamiento u otro o la combinación de varios.

Generalmente, si la raíz del problema es una mala oclusión, unos dientes muy pequeños o la falta de dientes, la primera solución suele ser la ortodoncia tradicional o con alineadores.

Gracias a la ortodoncia podremos:

  1. Colocar correctamente los dientes para poder finalmente colocar implantes (en caso de que el paciente haya sufrido la pérdida de un diente)
  2. Mejorar la oclusión para conseguir que los dientes encajen correctamente

Tengas el problema que tengas siempre hay una solución para ti. ¡Visita a tu dentista!

4745_Fotovoltaica

La ortodoncia: un tratamiento que va más allá de la estética de la sonrisa

En los últimos años, ha crecido la cantidad de pacientes que acuden a las clínicas dentales buscando mejorar su sonrisa y la ortodoncia se ha convertido en el vehículo para conseguirlo. Más allá de una finalidad estética, la ortodoncia, tanto la tradicional como la invisible, también se utiliza para solucionar infinidad de problemas bucodentales sin tener que realizar cirugías ni tratamientos más agresivos.

La importancia de una buena alineación dental

Además de mejorar la estética de la sonrisa, la ortodoncia también mejora la alineación dental y todo lo que esto supone.

Tal y como asegura la AESOR (Asociación Española de Ortodoncistas), la alineación dental desempeña un papel crucial en la función masticatoria y, por lo tanto, en la salud bucodental general. Cuando te sometes a un tratamiento de ortodoncia, también consigues mejoras en la masticación.

¿Qué implican unos dientes alineados?

Una correcta alineación dental hace que tengamos una buena oclusión. Esto, significa que la mandíbula va a cerrar de manera uniforme y que los dientes superiores van a encajar correctamente con los inferiores

Por el contrario unos dientes mal alineados (maloclusión) pueden provocar una gran cantidad de problemas a nivel bucodental como los que te detallamos a continuación:

Tensión y sobrecarga en la ATM (Articulación temporomandibular)

Morder más de un lado que del otro puede provocar problemas en la ATM y también ocasionar dolores de cabeza, en el cuello y en la mandibula

Pérdida de tejido dental

La mala alineación dental puede provocar la pérdida de tejido dental, lo que comúnmente se conoce como retracción de encías. La pérdida de encía, así mismo, también puede provocar sensibilidad dental.

Acumulacion de placa bacteriana

Unos dientes apiñados y montados unos sobre otros complican la higiene dental diaria, provocando que se acumule la placa bacteriana. Esto puede derivar en problemas bucodentales como la gingivitis o la periodontitis

Aumenta la posibilidad de rotura o astillamiento dental

Una mala mordida puede provocar que unos dientes impacten contra otros, reduciendo su tamaño progresivamente o incluso astillandose o partiéndose. Así mismo, unos dientes protruidos (hacia adelante) aumenta el riesgo de rotura dental en cas de sufrir un impacto fuerte

Como has podido comprobar en este artículo, al buscar la alineación dental óptima a través de tratamientos ortodónticos, no solo se busca mejorar la estética de la sonrisa, sino también optimizar la función masticatoria y contribuir a una salud bucal integral.

Ya sea por una cuestión estética o de salud, siempre que quieras realizar un tratamiento de ortodoncia acude a profesional con experiencia en este tipo de tratamientos. Recuerda que ante todo, la ortodoncia es un tratamiento de SALUD y no un tratamiento estético y como tal debe estar supervisado por un profesional

ShutterstockBasic_2107230914 (2)

Cuidado de la salud bucodental en adultos mayores: Problemas comunes y prevención de afecciones

Tu dentadura intacta para toda la vida, ¿es posible? Claro que sí, si te preocupas de mantener buenos hábitos de higiene oral, cuidado personal y de realizar visitas al dentista con frecuencia.

Aun así, existen problemas comunes en el adulto mayor, como la enfermedad periodontal o las caries, entre otras afecciones, que hay que tratar de forma inmediata cuando aparecen. En este artículo os daremos las claves para el cuidado de la salud bucodental de los mayores y sobre todo, para que puedas prevenirlos desde ya y llegues a los 80 años con tu dentadura perfecta.

5 problemas dentales comunes en adultos mayores

La boca es un indicador clave de la salud general de una persona. Muchas enfermedades sistémicas pueden manifestarse a través de síntomas orales como encías inflamadas o sangrantes, sequedad bucal o llagas persistentes. Si tienes más de 60 años, es importante que prestes atención a cualquier cambio o problema dental para identificar posibles condiciones médicas subyacentes. A continuación describimos las 5 más comunes:

  1. Enfermedad periodontal: También conocida como gingivitis y periodontitis, afecta principalmente a los adultos mayores debido a factores como el deterioro del sistema inmunológico y el uso prolongado de medicamentos que causan sequedad bucal. Esto puede llevar a la pérdida prematura de dientes si no se trata adecuadamente.
  2. Pérdida ósea: A medida que envejecemos, podemos experimentar pérdida ósea en nuestras mandíbulas, lo que puede afectar la estabilidad dental e incluso llevar a cambios faciales significativos.
  3. Xerostomía: La sequedad bucal es un problema común entre los adultos mayores debido al uso de medicamentos, problemas de salud subyacentes y cambios hormonales. La falta de saliva puede aumentar el riesgo de caries, infecciones y dificultad para hablar y comer.
  4. Caries dentales: Las caries pueden afectar a cualquier edad, pero los adultos mayores son más propensos a desarrollar caries radiculares en las raíces expuestas debido a la retracción de las encías.
  1. Prótesis dentales mal ajustadas: Muchos adultos mayores usan prótesis dentales como dentaduras postizas o puentes fijos. Si estas prótesis no están bien ajustadas, pueden causar irritación, úlceras bucales e incluso dificultades para comer y hablar.

Consejos de prevención y cuidado bucodental en adultos mayores:

La prevención es la clave para mantener una buena salud bucodental en todas las edades, te contamos algunas medidas importantes que deben tomar en especial consideración los adultos mayores:

La primera y más importante es mantener una buena higiene bucal, en particular para los adultos mayores esto es relevante, porque algunas personas de avanzada edad suelen tener condiciones de salud crónicas y complejas que dificultan muchas veces la destreza necesaria para limpiarse los dientes de manera eficiente.

Cepillarse los dientes después de cada comida, con pasta dental fluorada y usar hilo dental y/o cepillo interdental diariamente, ayuda a prevenir la acumulación de placa bacteriana y reduce el riesgo de enfermedades periodontales.

Agendar visitas al dentista es  fundamental para que los adultos mayores visiten a su dentista regularmente, ya sea para realizar limpiezas profesionales, como realizar exámenes orales completos y detección temprana de posibles problemas.

La alimentación saludable con una dieta equilibrada rica en frutas, verduras y alimentos bajos en azúcar, ayuda a mantener dientes fuertes y encías saludables.

El uso correcto y cuidado de prótesis dentales implica limpiarlas regularmente y asegurarse de que estén debidamente ajustadas para evitar irritaciones y problemas relacionados.

También es importante informar al odontólogo sobre cualquier problema médico o medicamentos que esté tomando es esencial para un cuidado bucodental adecuado, ya que algunos medicamentos pueden afectar la salud oral.

La importancia del cuidado de la salud oral en personas mayores

Las consecuencias de una mala higiene bucal en personas mayores pueden significar dolor y dificultad para comer, lo que puede bajar los niveles de nutrición.

Así también, la mala apariencia y la incapacidad dental pueden bajar la autoestima lo que puede conllevar a un aislamiento social.

La mala salud bucal puede repercutir en enfermedades como la diabetes, neumonía y enfermedades cardiovasculares.

El cuidado bucodental en adultos mayores es fundamental para garantizar una buena calidad de vida y prevenir complicaciones posteriores que pueden ser de carácter grave. 

La buena salud oral en los adultos mayores contribuye a aspectos tan fundamentales como poder alimentarse correctamente con los nutrientes necesarios, comunicarse satisfactoriamente en su día a día y por tanto, disfrutar de una vida plena y autónoma.

ShutterstockBasic_2107230914 (1)

¿Cómo afecta el estrés en tu salud bucodental?

Según publicó IPSOS en su estudio “Global Health Service Monitor” en octubre de 2023, la mitad de la población española (52%) afirma haber experimentado periodos de estrés durante el último año en los que no pudieron hacer frente a la situación. Y España, es el país del mundo donde más ha crecido la preocupación por la salud mental en los últimos tres años. 

El estrés afecta a nuestra salud física, manifestándose de diferentes maneras, como dolores de cabeza, cuello y espalda o comúnmente manifestándose con dolores estomacales. Así también e igual de importante es identificar cómo el estrés afecta a nuestra salud bucodental.

Principales afectaciones del estrés en la salud bucal

Después de periodos de más ansiedad puede que os resulten familiares las apariciones de herpes, dolores en la mandíbula por tensar demasiado los músculos faciales o bien rechinar los dientes. Además si el estrés es crónico, que perdura en el tiempo, las consecuencias son mayores, incluso pueden llevar a la pérdida de piezas dentales si no se actúa a tiempo.

Bruxismo causado por el estrés

Es un hábito involuntario que consiste en apretar y/o rechinar los dientes durante las horas de sueño, o incluso despiertos. El estrés es la principal causa de esta patología. El bruxismo si no se trata a tiempo puede derivar en complicaciones más severas, como la hipersensibilidad dental, el desgaste de los dientes, dificultad para masticar, dolores musculares en mandíbula, dolores en cuello, cabeza y oídos; insomnio o incluso provocar la pérdida de piezas dentales.

Hay maneras de aliviar los dolores derivados de esta patología pero, al ser un acto involuntario, la única manera de poder resolver el problema a tiempo es con una visita al dentista para valorar cuál será el mejor tratamiento. Generalmente, una férula de descarga ayuda a evitar el contacto entre los dientes y evitar el desgaste de las piezas.

Aftas y herpes labiales

Los herpes son producidos por un virus que habita en los nervios faciales y se reproduce en momentos en los que el organismo tiene menos defensas, como pueden ser los periodos de estrés. Las aftas son unas heridas blanquecinas que se forman en encías y mucosas causadas por virus, bacterias y deficiencias del sistema inmunológico debilitado por el estrés.

Gingivitis y Periodontitis

El estrés debilita el sistema inmunológico, lo que puede hacer que sea más difícil para el cuerpo combatir las infecciones, incluyendo las bacterias que causan enfermedades de las encías. Esto puede aumentar el riesgo de gingivitis (inflamación de las encías) y periodontitis (enfermedad de las encías más avanzada). 

Influye también la higiene bucal deficiente. Las personas bajo estrés a menudo descuidan sus hábitos de cuidado oral, como cepillarse los dientes después de cada comida, acumulando mayor cantidad de placa bacteriana que se aloja en nuestras encías, desencadenando una periodontitis.

Por otro lado, en los últimos años se ha comprobado que cuando el cuerpo se encuentra bajo estrés se producen cantidades elevadas de una hormona llamada cortisol. Cuando ésta se produce en las encías estimula la inflamación y por tanto promueve también la periodontitis.

Sequedad bucal y caries

Una de las principales reacciones de nuestro cuerpo ante el estrés es la boca seca. Además, la sequedad bucal es un efecto secundario si se están usando medicamentos para tratar la ansiedad o la depresión. La saliva es la primera defensa que se encuentran las bacterias en la boca. Cuanta menos secreción de saliva, mayor es el riesgo de enfermedades bucales.

De esta manera, aumenta la acidez en nuestra boca y ataca el esmalte dental, que es la capa natural que los protege y se acaban desarrollando las caries y otras infecciones o enfermedades en las encías.

Disfunción de la articulación temporomandibular por estrés

El estrés es una de las principales causas de la disfunción de la articulación temporomandibular. Es la articulación que une la mandíbula con el cráneo. Puede ser que produzca chasquidos al moverse, que presente dolor e inflamación. 

Esto es debido a que el disco articular se ha desplazado y no puede funcionar con normalidad por la presión generada al apretar los músculos por estrés.

Mal aliento

El estrés y la ansiedad también pueden causar que los ácidos estomacales se acumulen, lo que puede llegar a provocar reflujo ácido y, en consecuencia, puede aparecer el mal aliento.

¿Cómo podemos combatir el estrés en la salud bucal?

Las afectaciones producidas por el estrés suelen ocurrir de manera progresiva, la persona afectada no suele notar sus efectos hasta que ya son muy avanzados. Por ello, las revisiones periódicas con tu odontólogo son de máxima importancia para poder detectar estos síntomas a tiempo y conseguir, a través del tratamiento adecuado, paliar sus efectos en tu salud oral. 

Sin embargo, preocuparse por tener los descansos adecuados, cuidar tu alimentación y rutina de higiene bucal, es algo que puedes hacer por tí mismo a diario, para no llegar a alguna de las afectaciones de esta lista.

4745_Fotovoltaica

La ortodoncia interceptiva en niños ¿para qué se utiliza?

La ortodoncia interceptiva es una especialidad de la odontología que se enfoca en el tratamiento de problemas dentales y faciales en niños en crecimiento. Su objetivo principal es detectar de forma temprana posibles anomalías en el desarrollo de los huesos maxilares y de la mandíbula, intervenir tempranamente para corregir maloclusiones (mordida incorrecta) y así poder alinear los dientes y promover un desarrollo facial adecuado. 

¿Por qué la ortodoncia interceptiva es importante?

Según la Asociación Española de Ortodoncistas (AESOR), “una atención temprana permite al ortodoncista detectar y actuar ante problemas óseos y de posición de los dientes y los huesos, factores de gran importancia en la función y en la salud oral y general de los niños”.

Los huesos y dientes pueden moldearse con facilidad en edades tempranas, de ahí la importancia de un diagnóstico precoz, pues si los problemas ortodóncicos son detectados en este momento de la vida, más sencilla resultará su solución. Los tratamientos ortopédicos e interceptivos en pacientes en edad de crecimiento suponen un gran avance en ortodoncia.

Durante la edad de crecimiento, el ortodoncista puede corregir y guiar el desarrollo del maxilar y la mandíbula del niño o niña; esto puede mejorar significativamente la calidad de vida del menor e, incluso, podría llegar a evitarle una cirugía en la edad adulta.

¿A qué edad se recomienda comenzar con un tratamiento de ortodoncia interceptiva?

Según lo que indica la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO), por lo general, se inicia y concluye durante la dentición temporal o mixta”, la que se inicia a partir de los 6 años con la erupción de los primeros molares permanentes superiores e inferiores. La erupción de estos primeros molares permanentes es de gran importancia, pues, además de ser piezas definitivas, sirven de guía para la colocación correcta de todas y cada una de las demás aún por salir. Por esto, el seguimiento de su crecimiento y debida conservación resulta fundamental.

Esto no significa que los niños sólo puedan ir a consulta odontológica a partir de los seis años y no antes. Si quieres ver cuál es la edad recomendada para una primera consulta, revisa nuestro Blog: Cuándo empezar a llevar al niño al dentista

Tipos de maloclusiones que detecta la ortodoncia interceptiva y cómo surgen.

Algunas maloclusiones que surgen de hábitos como el de succión del pulgar pueden corregirse por sí solas al cesar la costumbre. Desafortunadamente, en muchas otras ocasiones se producen maloclusiones que requieren tratamiento ortodóncico, aunque lo sea con aparatos simples. Aquí te presentamos algunos ejemplos y diferencias entre ellos.

  1. Hábitos desarrollados desde bebés: como mencionamos anteriormente, el más común es la succión digital (“chuparse el dedo”), también se observan los hábitos de interposición lingual (cuando la boca no se cierra por completo al interferir la lengua en la mordida) o la respiración oral.
  1. Malformaciones de origen esquelético: podrían presentarse como un paladar ojival o estrecho, problemas dentales como apiñamiento, mordida cruzada, sobremordida y submordida.
  1. Anomalías de tipo hereditario: esto corresponde a un caso más complejo, y por tanto el tratamiento podría ser más mayor que si fuese otro tipo de alteración común.

Aunque el menor sea tratado con ortodoncia interceptiva para tratar estas maloclusiones, no se descarta la posibilidad de una corrección posterior, ante la aparición de otra anomalía similar o diferente. 

¿Qué tan invasiva puede resultar la ortodoncia interceptiva para los niños y niñas?

La ortodoncia interceptiva es una técnica muy poco invasiva, pues al aplicarse a una edad temprana, como mencionamos anteriormente, los huesos son mucho más manejables, por tanto, las correcciones toman menor tiempo y no suponen un mayor problema o incomodidad para el menor, en comparación con el tiempo que tomaría corregirlo en la adultez.

Se suele complementar con una ortodoncia adolescente de carácter correctivo. De esta manera, se terminan de solucionar todas las malposiciones dentarias antes de llegar a edad adulta.

Además de corregir problemas dentales específicos, la ortodoncia interceptiva también busca influir positivamente en el crecimiento facial del niño. Algunos tratamientos pueden ayudar a guiar el crecimiento de los maxilares superiores e inferiores para asegurar que haya suficiente espacio para los dientes permanentes y prevenir posibles discrepancias faciales.

El mayor beneficio que aporta una ortodoncia interceptiva es, precisamente, que evita complicaciones que suceden cuando los huesos maxilares se han desarrollado completamente. En ese momento, solo se podrían solucionar con ortodoncia correctiva o incluso cirugía en los casos más graves.

4745_Fotovoltaica

La boca, uno de los primeros lugares se puede detectar el VIH

El 1 de diciembre de cada año tiene lugar el Día Mundial Contra el SIDA o VIH y desde el Colegio de Odontólogos de Valencia (ICOEV) queremos aprovechar para hacer hincapié sobre la importancia de la detección precoz.

Según la UNESCO, aunque se han realizado progresos para erradicar esta enfermedad, las personas jóvenes siguen expuestas de manera desproporcionada a este tipo de riesgo. Solo en 2020, 410.000 jóvenes de entre 10 y 24 años se infectaron por el VIH, de los cuales 150.000 eran adolescentes de entre 10 y 19 años.

Aunque actualmente no existe una cura definitiva para el VIH, lo cierto es que hoy por hoy una persona puede llevar una vida totalmente normal gracias al tratamiento que reciben aquellos que son diagnosticados. Sin embargo, hay muchas personas infectadas por el VIH que desconocen que lo son, por eso debemos realizar análisis. Recuerda: todo el mundo estamos expuestos a tenerlo y es importante su diagnóstico precoz.

Lesiones orales que podrían indicar que eres positivo en VIH

Las lesiones orales son uno de los primeros síntomas clínicos del VIH, por eso siempre decimos que tu dentista puede ayudarte a detectar esta enfermedad.

Desde la American Dental Association (ADA) nos indican cuáles son las manifestaciones clínicas más importantes. Estas infecciones orofaciales son fácilmente detectables mediante exámenes exhaustivos de la cavidad bucal.

Manifestaciones orales del VIH

El tratamiento para el VIH ha reducido la prevalencia general de las manifestaciones orales del VIH, pero las afecciones bucales relacionadas con el VIH todavía ocurren entre el 30% y el 80% de las personas infectadas por el VIH. Estas afecciones orofaciales son fácilmente detectables mediante exámenes exhaustivos de la cavidad bucal.

  • Síntomas en pacientes pediátricos

Los pacientes en edad infantil suelen presentar los siguientes síntomas:
– Inflamación de las glándulas salivales en una o ambas glándulas
– Reducción de la producción de saliva
– Candidiasis oral
– Suelen tener con frecuencia infecciones como, por ejemplo, herpes
– Verrugas orales
– Enfermedades gingivales y periodontales
– Mayor prevalencia de caries

  • Síntomas en pacientes adultos

Entre el 30% y el 80% de los adultos infectados por el VIH presentarán anomalías bucales relacionadas con el VIH. Las más habituales son:

– Sequedad bucal. Se presenta en el 40% de los casos
– Agrandamiento de las glándulas salivares
– Posibilidad de desarrollar condilomas, verrugas o cáncer
– Aumento de la probabilidad de desarrollar caries
– Gingivitis y periodontitis

Si ya eres conocedor de que padeces VIH, debes avisar a tu odontólogo para que tome precauciones especiales. Recuerda que la sangre tiene la mayor proporción de partículas virales infecciosas, pero todos los fluidos, secreciones y excreciones corporales, excepto el sudor, pueden contener agentes infecciosos transmisibles.

pexels-andrea-piacquadio-3799786

La lengua, el espejo de nuestra salud bucodental

Siempre decimos que la boca es un espejo de cómo nos cuidamos en nuestra vida en general. Como ya hemos resaltado en anteriores ocasiones, las enfermedades cardiovasculares o el alzheimer están directamente relacionadas con la inflamación de encías y la periodontitis.

En su caso, la lengua, nos puede alertar de otro tipo de enfermedades, como la anemia, pero también de un posible déficit en la alimentación. Desde El Consejo General de Dentista de España nos indica que podemos observar, los dentistas, en vuestras lenguas.

La lengua, ¿Qué funciones tiene?

Sin duda, la lengua es uno de los órganos más importantes, ¡y más fuertes! Y es que, aunque no lo parezca, tiene muchas funciones: la fonación, la masticación, la deglución, la percepción del sabor, la limpieza oral… por eso es esencial cuidarla y no olvidarnos de que existe cuando nos cepillamos los dientes

¿Qué síntomas puedo observar en mi lengua?

Además de cuidarla, debemos observarla y estar atentos a posibles señales que nos indiquen que algo no está bien en nuestra salud general y te indicamos cuáles son los síntomas más habituales

  • La falta de vitamina B12, que se obtiene en alimentos como el bonito, la caballa, el cerdo, el lomo… Son de especial importancia para nuestro organismo ya que ayuda a mejorar la producción de glóbulos rojos y al funcionamiento correcto del sistema nervioso. El déficit de esta vitamina se nota en la lengua porque esta puede estar visiblemente más enrojecida o inflamada.
  • La falta de vitaminas A, B2 y C, pueden provocar la temida lengua geográfica (grietas en la lengua). Estas vitaminas las podrás encontrar fácilmente en los champiñones, las espinacas o los huevos  
  • Una lengua pálida puede hacernos ver que padecemos anemia, que es la falta de hierro o glóbulos rojos. Si tienes capas blancas en la lengua, quizás pueda significar que tienes candidiasis oral e incluso hongos
  • Los malos hábitos, como el consumo abusivo de alcohol o tabaco, también pueden verse reflejados en nuestra lengua. Concretamente podemos observar la aparición de vello en la lengua
  • Por otra parte, atento al color de la lengua: una lengua con cierta tonalidad púrpura puede significar un problema cardiaco o en la circulación, mientras que un tono grisáceo podría dejar entrever que existe un problema en el aparato digestivo.

Es importante que tengan estas consideraciones en cuenta cada vez que observes tu lengua. Recuerda que es fundamental cepillar también la lengua para evitar que los restos de alimentos se acumulen en ella.

Además, como consejo adicional, recomendamos eliminar algunos factores que puede irritar la lengua como por ejemplo el consumo de tabaco, las prótesis dentales mal puestas o dientes astillados y rotos

Tu dentista de confianza te ayudará a detectar este, y otros muchos problemas que puedan ir surgiendo en tu salud oral. Recuerda visitarlo cada 6 meses

4745_Fotovoltaica (7)

El Síndrome de Sjögren: cómo afecta esta enfermedad a nuestra salud bucodental

Hoy desde ICOEV, os explicamos en qué consiste el síndrome de Sjögren, una enfermedad autoinmune crónica que afecta principalmente las glándulas exocrinas, como las glándulas salivales y las glándulas lacrimales, lo que conlleva a una disminución en la producción de saliva y lágrimas. 

Cómo ya os podréis imaginar, esto tiene efectos muy graves en la salud bucodental de los pacientes que suelen padecer el síndrome de Sjögren.

¿Qué es el Síndrome de Sjögren?

El síndrome de Sjögren es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca sus propias glándulas exocrinas, responsables de producir saliva y lágrimas. Este proceso conduce a una disminución en la producción de ambos fluidos, lo que puede provocar síntomas molestos y problemas de salud bucodental y ocular.

Generalmente, es una enfermedad que afecta más a mujeres que a hombres y se suele presentar, sobre todo, en mujeres adultas en torno a los 30/40 años de edad. Eso sí, los síntomas suelen ir empeorando a medida que avanzan los años.

Síntomas Bucodentales del Síndrome de Sjögren

Tal y como asegura la American Dental Association (ADA), la reducción de la producción de saliva, conocida como hiposalivación, puede tener un impacto negativo en la salud oral:

  • Infecciones orales como la candidiasis: La sequedad bucal también puede predisponer a infecciones bucales, como candidiasis oral (infección por hongos) o infecciones bacterianas. La saliva tiene propiedades antimicrobianas que ayudan a mantener a raya las infecciones, por lo que la falta de saliva puede dar lugar a un aumento en las infecciones orales.
  • Agrandamiento de las glándulas salivales: La sequedad bucal es uno de los síntomas más evidentes del síndrome de Sjögren. La falta de saliva no solo causa incomodidad, sino que también puede dificultar la masticación, la deglución y la pronunciación. Además, la saliva tiene un papel importante en la prevención de la caries dental, ya que ayuda a neutralizar los ácidos y a eliminar las partículas de comida de la boca.
  • Dificultad para usar o retener prótesis bucales: La sequedad bucal puede hacer que sea incómodo o difícil usar prótesis dentales, como dentaduras postizas. La falta de lubricación natural puede causar irritación y molestias al usar estas prótesis.
  • Caries dental: La disminución de la producción de saliva aumenta el riesgo de caries dental. La saliva contiene minerales que fortalecen el esmalte dental y ayuda a proteger los dientes de la erosión ácida. En ausencia de suficiente saliva, los dientes son más propensos a desarrollar caries.

El Síndrome de Sjögren, ¿tiene solución?

Aunque es una enfermedad que no tiene una cura definitiva, si se detecta se pueden reducir sus síntomas considerablemente, mejorando así la calidad de vida de los pacientes. Algunos de los hábitos que se pueden adquirir cuando se padece este síndrome son:

  • Evitar la ingesta de alcohol o cualquier otra substancia que pueda provocar sequedad oral
  • Consultar a tu dentista. Además de estas opciones de tratamiento, es importante que las personas con síndrome de Sjögren trabajen en estrecha colaboración con su dentista para desarrollar un plan de cuidado personalizado.
4745_Fotovoltaica (6)

Bruxismo: causas y soluciones

De acuerdo con los datos proporcionados por la Sociedad Española de Disfunción Craneomandibular y Dolor Orofacial (SEDCYDO) , cerca del 70% de la población española padece bruxismo, un porcentaje muy elevado, que sufrió un aumento tras la pandemia de la COVID-19.

Las causas son variadas, aunque en muchos de los casos se asocian con el estrés y la ansiedad. Además sus síntomas se expanden más allá de la cavidad oral: el bruxismo también puede producir dolores musculares en cuello, espalda y dolores de cabeza.

En general, cuando se habla de bruxismo se suele hacer una asociación automática a un padecimiento que afecta en exclusiva a los dientes o al aparato masticatorio, cuando en realidad es más complejo y su sintomatología afecta a más áreas del cuerpo. Puede tener lugar tanto cuando el paciente se encuentra despierto, como cuando se está dormido. El bruxismo es, de hecho, uno de los trastornos del sueño más comunes. 

De acuerdo con la Sociedad Española de Ortodoncia, el bruxismo del sueño ha sido definido como un trastorno del movimiento vinculado con el  caracterizado por la presencia de movimientos involuntarios e inconscientes de los músculos masticatorios que ocasionalmente también conllevan la presencia de ruidos de rechinamiento dentario.

Como mencionamos, este apretar y rechinar los dientes puede producirse también cuando el paciente está despierto, y aunque es frecuente, existen más estudios sobre el bruxismo nocturno.

Las causas del bruxismo

Los factores que pueden desencadenar el bruxismo son variados. Hay algunos que se dan con más frecuencia que otros, pero en última instancia cada caso es único. A lo largo de los años y tras múltiples estudios se ha llegado a la conclusión de que el origen del bruxismo es multifactorial. 

Entre las causas asociadas al bruxismo, se encuentran:

  • Factores genéticos. Es común que el bruxismo se dé en varios miembros de una familia o que cuando se diagnostique un caso de bruxismo haya antecedentes familiares.
  • Ingesta de ciertos fármacos o drogas. Por ejemplo, se sabe que algunos medicamentos como antidepresivos, fluoxetina y paroxetina, pueden causar bruxismo.
  • Estrés emocional. La tensión emocional puede producir tensión muscular, y el rechinar y apretar los dientes es una respuesta física inconsciente ante la necesidad de expresar y liberar el estrés. El problema es que no es una respuesta funcional.
  • Enfermedades del sistema nervioso central. La desregulación del sistema nervioso central o presencia de algunas anomalías o patologías pueden producir bruxismo.
  • Síndrome de Apnea Hipopnea Obstructiva del Sueño (SAHOS). Estudios han vinculado la presencia de este síndrome con casos de bruxismo.

Síntomas y tratamiento del Bruxismo

El bruxismo puede desencadenar una sintomatología variada, afectando significativamente la calidad de vida y el bienestar del paciente. Ello hace que sea necesaria la aplicación de un tratamiento adecuado, que consiga paliar los síntomas, incluyendo también el tratamiento de las causas.

Entre los síntomas más frecuentes del bruxismo se encuentran la erosión y el desgaste dental, dolor mandibular, cefaleas tensionales, dolores musculares que se expanden al cuello e incluso a la parte alta de la espalda, hipertrofia y dolor de la musculatura masticatoria (maseterina y temporal) y fracturas dentarias.

El tratamiento del bruxismo es multidisciplinar y se suele enfocar a tres niveles:

 

  • A nivel ocluso-dental.

Se lleva a cabo fundamentalmente mediante el uso de férulas oclusales, que si bien no eliminan el bruxismo, si que previenen el desgaste dental que se asocia al mismo. Existen distintos tipos de férula para aliviar síntomas vinculados con el bruxismo y es de vital importancia  que se lleve a cabo un buen diagnóstico para determinar qué férula es más adecuada para el paciente. En muchas ocasiones el rechinamiento que se asocia al bruxismo del sueño continuará a lo largo del tiempo, lo que tendrá como consecuencia el progresivo desgaste de la férula.

 

  • Atención psicológica y gestión del estrés

Aprender a canalizar el estrés y la ansiedad resulta clave para disminuir la sintomatología del bruxismo pues precisamente encuentra parte de su origen en ellos. Puede ser conveniente empezar terapia psicológica o aprender técnicas de relajación y meditación así como terapias de tipo cognitivo-conductual, entre otras. 

 

  • Tratamiento de tipo farmacológico

En aquellos casos en los que el bruxismo se produzca como consecuencia de la ansiedad y el estrés, además de la terapia psicológica, podría estimarse oportuna su complementación con tratamiento de ansiolíticos, como el clonazepam o busparina, o antidepresivos, siempre que se estipule por el profesional correspondiente. 

Iniciar un tratamiento contra el bruxismo y su sintomatología puede mejorar considerablemente la calidad de vida del paciente.

4745_Fotovoltaica

La enfermedad de las encías y su relación con enfermedades cardiovasculares

Cada vez resulta más difícil discutir que la enfermedad periodontal y la enfermedad cardiovascular guardan relación, y que de hecho, el cuidado de la salud de las encías  puede ayudar a preservar una buena salud cardiovascular.

A lo largo de la última década se ha llevado a cabo una notable acción en la realización de  investigaciones sobre la relación observada entre infecciones bucales de tipo periodontal y las enfermedades cardiovasculares.

Estos estudios, epidemiológicos y poblacionales, han puesto de manifiesto la existencia prácticamente innegable de esta asociación.

No obstante, al contemplarse otras variables clínicas distintas a las tradicionales, como las medidas de aterosclerosis subclínica – evidencia de lesión de la pared arterial sin expresión clínica – se ha confirmado la relación entre las enfermedades, al observarse una disminución de la tendencia al daño en paredes arteriales después que el paciente se someta a un tratamiento periodontal.

Tal y como apunta la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, el tratamiento de la periodontitis puede reducir los niveles de proteína C-reactiva3 al rango considerado de bajo riesgo cardiovascular.

Los pacientes con algún tipo de enfermedad en las encías tienen entre un 25 y un 50% más de riesgo de padecer un trastorno cardiovascular. Los cardiólogos y odontólogos atribuyen esta relación a la gran cantidad de bacterias que se sitúan bajo la encía, y que pueden pasar a la sangre y afectar a otras zonas del organismo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda atender el cuidado bucal – poniendo especial atención al cuidado de las encías – como medida de prevención para accidentes cardiovasculares.

Cuida de tus encías como factor preventivo de la enfermedad cardiovascular

Es importante detectar a tiempo señales de que tus encías pueden estar padeciendo alguna afección o problema. Para ello, es fundamental visitar a tu dentista si percibes alguno de los síntomas que se vinculan con la enfermedad periodontal, de tal forma que se pueda iniciar el tratamiento conveniente cuanto antes.

Entre los síntomas de la enfermedad periodontal se incluye la inflamación de las encías, el enrojecimiento, la presencia de pus, también la existencia de movilidad dentaria, de mal aliento o que las encías parezcan haberse despegado de los dientes.

De todas formas, es posible tener una enfermedad de las encías y no presentar ningún signo de alarma. Por eso son tan importantes las revisiones dentales periódicas y los exámenes periodontales.

Para que tus encías se mantengan en buen estado, pudiendo prevenir así la enfermedad periodontal y por tanto contribuyendo también a la prevención de enfermedades cardiovasculares, la American Dental Association recomienda:

  • Cepillarse los dientes después de cada comida.
  • Limpiar la placa bacteriana que se acumula entre las piezas dentarias con hilo dental u otro limpiador interdental, como los cepillos interproximales.
  • Acudir regularmente al dentista para que examine el estado de dientes y encías y realice una limpieza profesional.
  • Puede ser conveniente mostrar al dentista o higienista dental cómo te cepillas los dientes y limpias entre las piezas dentarias, de tal forma que pueda recomendar alguna mejora.
  • Si fumas o masticas tabaco, deja de hacerlo. El consumo de tabaco aumenta el riesgo de enfermedad de las encías.

Prevenir la enfermedad cardiovascular desde la clínica dental

El aumento de evidencias respecto a la relación existente entre la enfermedad y de las encías y afecciones cardiovasculares, como el infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares, pone en manos de profesionales un conocimiento que amplía la capacidad de acción y la posibilidad de prevención de ciertas patologías.

Cada vez hay una mayor consciencia respecto a que la salud bucodental está vinculada con la salud del resto del cuerpo, y que su importancia no solo queda restringida a conseguir una buena calidad de vida a partir de una correcta funcionalidad bucal, sino que también es importante de cara a la salud general. 

Esta ampliación de perspectiva gracias a los estudios científicos, permite tratar la salud con una mayor globalidad y resalta la importancia de la colaboración del odontólogo con otros profesionales como el cardiólogo.

Cuida de tu salud bucodental, no solo para unos dientes y encías sanos, sino también como parte de cuidar de tu salud general.