Por qué cuidar tu salud bucodental durante el embarazo

Durante el embarazo, la mujer experimenta diversos cambios fisiológicos en su organismo y es habitual que la boca también sufra  alteraciones durante los meses de gestación. A pesar de que la gingivitis o la aparación de caries se suele asociar como algo normal en esta etapa de nuestra vida, lo cierto es que no lo es y se pueden y deben evitar.

A partir del eembarazo se segregan una serie de hormonas (estrógenos y progestágenos) que modifican el entorno de la encía, facilitando el aumento de la inflamación con mayor sangrado, enrojecimiento y aumento del grosor de los tejidos que rodean el diente. Esta afectación es denominada gingivitis gestacional y se presenta en dos de cada tres mujeres, según ha indicado la Sociedad Española de Periodoncia  y Osteointegración (SEPA) en uno de sus informes.

A pesar de que el embarazo por sí mismo no causa gingivitis, lo cierto es que  puede agravar enfermedades periodontales que ya existían antes del periodo de gestación, por eso es imprescindible la prevención.

Las alteraciones bucales que suelen padecer las embarazadas son:

  • Enfermedad periodontal
  • Caries
  • Movilidad dentaria
  • Épulis del embarazo (se forma en las encías o la parte de blanda de la boca)
  • Erosión dental
  • Xerostomía
  • Sensibilidad dental
  • Halitosis (mal aliento)

¿Qué hacer para mantener la boca sana durante el embarazo?

Antes de nada, si tienes previsto quedarte embarazada, desde el Colegio de Odontólogos de Valencia (ICOEV) te recomendamos acudir a una revisión bucodental previa para detectar y solucionar cualquier patología que puedas presentar.

Mantén una buena salud bucodental antes del embarazo

Con una correcta salud bucodental de la madre antes de quedarse embarazada, se pueden evitar muchos de los problemas asociados a la gestación, como pueden ser la gingivitis o las caries.

Si quieres evitar sufrir caries o gingivitis durante el embarazo, debes cepillarte los dientes con pasta fluorada al menos dos veces al día y hacer hincapié, al menos una vez al día, en la higiene interdental. Si tienes predisposición a sufrir caries, no dudes en utiliza un colutorio de flúor y agentes antimicrobianos.

Cuida tu alimentación

Una dieta rica en carbohidratos incrementa el riesgo de inflamación y sangrado gingival, es por ello que desde el ICOEV te recomendamos consumir micronutrientes como la vitamina D, el calcio, la vitamina K o fosfatos, evitando así un impacto negativo en la mineralización dental, calidad y tamaño de nuestros dientes.

Acude a tu dentistas para garantizar que todo va bien

Tal y como hemos dicho en anteriores ocasiones, desmitificando la creencia popular, acudir al dentista durante el embarazo no es peligroso ni para la madre ni para el feto.

Desde la Fundación Denta Española (FDE) aseguran que no solamente es seguro ir al dentista sino que forma parte del cuidado integral durante el embarazo.

Las fluctuaciones hormonales durante el embarazo pueden afectar a las encías originando una inflamación denominada gingivitis del embarazo. Una tartrectomía en el primer trimestre acompañada de los debidos consejos de autocuidados puede prevenir estos problemas, por eso es muy importante acudir al dentista durante los 9 meses que suele durar el embarazo.

Consecuencias de los problemas bucales durante el embarazo

Los problemas bucodentales además de afcetar a nuestra concentración, rendimiento deportivo y a nuestro día a día también puede afectar al embarazo según afirma la SEPA.

Tanto es así que, sufrir problemas bucodentales durante el embarazo puede traerte problemas tanto a ti como al hijo que estás esperando, ya que es relativamente fácil que las bacterias que provocan la caries puedan pasar de la boca de la madre al bebé.

Además, las mujeres que presentaban una enfermedad de las encías antes de quedarse embarazadas tinen hasta 5 veces más riesgo de sufrir preeclampsia durante el embarazo. La preeclampsia es una de las principales causas de mortalidad y morbilidad materna y neonatal.

Desde ICOEV, te recordamos que las enfermedades bucodentales empeoran durante el periodo de gestación, ya que las encías se vuelven más vulnerables porque se reduce el flujo salival, lo que aumenta el riesgo de caries y produce una erosión ácida en los dientes superiores debido a los vómitos que se suelen asociar al embarazo.


CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page