Números clausus o… por José Monlleó

Dentro de poco los estudiantes que han pasado la selectividad elegirán que es lo que quieren ser, algunos por vocación y otros por casualidad, es lo mismo pero todos esperan trabajar de aquello en lo que se preparan ( con esfuerzo intelectual  y economico). Muchos se fijan en la nota de corte como se dice ahora para elegir y esto conlleva un cierto engaño, ya que en profesiones como la nuestra en las que hay demasiadas facultades (publicas y privadas) el numero de profesionales que termina (unos 1.500 alumnos al año) esta muy por encima de la capacidad del país para asegurarles un trabajo digno ejerciendo su profesión después de tanto esfuerzo.

En mi opinión, el estudiante antes de empezar una carrera tendría que tener datos fiables sobre la posibilidad que tiene de ejercer de aquello para  lo que ha estudiado, y si podrá obtener por su trabajo un sueldo  mínimo  que compense su esfuerzo y le permita pagar sus facturas. Es verdad que todos tenemos derecho a estudiar aquello que queramos, pero también tenemos derecho a saber donde nos metemos y en que condiciones, antes de estrellarnos.

Una de las consecuencias de este aumento del numero de profesionales es la cantidad de mano de obra barata que estamos proporcionando a determinados inversionistas ( no solo franquicias) que escondidas detrás de contratos a falsos autónomos pagan sueldos miserables (y esto lo tendrían que saber los estudiantes antes de empezar).

Hoy muchas profesiones, como Derecho y Medicina mantienen el equilibrio de profesionales, con la necesidad de superar un examen que autorice y limite el número de licenciados que pueden ejercer. En Medicina si no se supera el MIR no se puede ejercer ni en el campo público ni en privado, y este número lo controla el gobierno según las necesidades del país.

Esta propuesta no es algo original y ocurrente fruto del problema que tenemos ahora (y que a corto plazo no se notaria su efecto) esto que es un control de calidad y, del paro de gente con formación que se viene haciendo desde hace muchos años en Europa (Italia, Reino unido, Irlanda) , en EEUU,  Méjico , Brasil , Argentina y en otros países y que además aplicando esta fórmula valoran la calidad de la enseñanza de cada centro.

Bueno esto al final no es más que una idea, que surge después de haber rellenado de dentistas España y media Europa ,y hay que intentar solucionar de alguna forma. El examen tipo MIR para valorar y decidir cuanta gente puede ejercer (según las necesidades de la población y teniendo en cuenta que al dentista va el 25% de ésta) y el nivel de formación de los profesionales, pienso que puede ayudar. Pero la decisión no esta en nuestras manos, nosotros solo podemos proponer, insistir en todos los foros posibles, esperar y si tenemos suerte alguien se dará cuenta de que se ha creado un problema , e incluso puede que se pida opinión a los consejos, colegios, y profesionales que somos los que realmente conocemos y sufrimos  lo que pasa y lo que afecta a nuestro trabajo.

 


CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page