Siete consejos para salvaguardar la salud bucal de los niños en vacaciones

Mantener la sonrisa intacta en un niño debe ser primordial para sus progenitores y para ello es imprescindible una buena salud bucodental  durante todo el año. Sin embargo en épocas como las vacaciones conviene estar alerta ya que el cambio de horarios y la pérdida de hábitos puede acabar siendo perjudicial para los dientes de los más pequeños.

El diente es la única parte del cuerpo humano que no se regenera por sí misma. Por ello, además de la detección precoz de cualquier infección, el cuidado de los dientes es muy necesario. En los más pequeños, prevenir la caries  es el objetivo principal ya que es la enfermedad crónica infantil más común.

En la actualidad, y según los datos de la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), uno de cada cinco niños (de dos a cuatro años de edad) tienen caries que no han sido tratadas ¿Qué podemos hacer para evitarlas? ¿Qué pautas debemos seguir durante las vacaciones?

Desde el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV), se proporcionan 7 consejos básicos para evitar y prevenir las caries en los más pequeños, sobre todo en estas fechas en las que se pierde la rutina:

  1. Una buena higiene bucodental diaria es primordial.
  2. Deben cepillarse los dientes después de cada comida. Siempre ayudados por los mayores quienes deben revisar cómo lo hacen, incluso ayudarles comenzando el cepillado y dejándoles que lo terminen ellos.
  3. Es conveniente la utilización de pasta con flúor a dosis recomendada y siempre con supervisión de un adulto. Hay que evitar que los niños se traguen la pasta.
  4. No hay que olvidar que una dieta sana y equilibrada es muy importante para la salud de oral de nuestros hijos.
  5. Es muy recomendable que los padres realicen una selección de alimentos tratando de evitar el consumo excesivo de aquellos ricos en azúcar, ácidos o pegajosos y extremando el cuidado con refrescos, golosinas, batidos, zumos, etc.
  6. En el caso de los bebés, se aconseja no acostarlos con el biberón por la noche o durante la siesta. Especialmente si contiene líquidos como leche, zumo o cualquier otro tipo de líquido azucarado o ácido ya que aumenta el riesgo de formación caries.
  7. La primera visita al odontopediatra debe realizarse como muy tarde una vez el niño complete la dentición de leche para así poder detectar y prevenir futuros problemas (caries, maloclusiones, defectos de esmalte, hábitos perjudiciales, etc). Es recomendable realizar al menos una revisión odontológica anual. Además estas primeras visitas servirán para dar normalidad a la visita al dentista evitando así posibles miedos futuros.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page