Los alineadores transparentes, el método estrella para alinear la sonrisa

Brackets metálicos, brackets de porcelana, diamond, ortodoncia lingual, ortodoncia invisible… en el mercado existen infinidad de aparatos dentales que sirven para alinear nuestros dientes y mejorar la estética y la salud de nuestros dientes.

Sin embargo, en los últimos años la ortodoncia invisible, también llamados alineadores invisibles, han ido adquiriendo cada vez más adeptos, no solo por ser visualmente más estéticos, también por su comodidad de uso.

Al igual que en el resto de aparatos dentales, el uso de alineadores también requiere de seguimiento por parte de un dentista especialista. Desde la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) nos indican cuáles son los pasos a seguir antes de someterte a una ortodoncia con alineadores (u ortodoncia invisible)

Pasos para que tu tratamiento de ortodoncia invisible sea exitoso

El éxito de tu tratamiento de ortodoncia invisible depende de diversos factores: de la profesionalidad del dentista que escojas, de tu constancia y del plan de tratamiento realizado para ir modificando tu sonrisa paso a paso.

Por eso, desde el Colegio de Odontólogos de Valencia (ICOEV) queremos hacer especial hincapié en la importancia de ponerse en manos de un profesional para realizar este tipo de tratamiento y no recurrir a la compra de alineadores vía online para utilizarlos sin supervisión.

Busca a un profesional en la materia

Antes de comenzar tu tratamiento debes elegir a un profesional con experiencia en este tipo de tratamientos. Él será el encargado de planificar tu tratamiento, por eso es necesario que sientas que estás en buenas manos a la hora de acudir a consulta.

Una vez allí, el odontólogo deberá realizar un examen ortodóncico rutinario previo al tratamiento, consistente en fotografías intraorales y extraorales, así como un examen radiográfico completo.

El odontólogo realizará tu plan de tratamiento

Una vez se realice el examen ortodóntico, tu odontólogo comenzará a realizar el plan de tratamiento. Estudiará a fondo la maloclusión que presentas para poder realizar un tratamiento totalmente personalizado a tus necesidades.

Gracias a la tecnología existente, el especialista podrá ir diseñando diferentes alineadores invisibles en función de los movimientos que quiera realizar en tu boca y de la complejidad del caso.

El número total de alineadores variará en relación a la complejidad de la maloclusión y el plan de tratamiento del ortodoncista. Factores como el estado periodontal o la longitud radicular son claros condicionantes de un mayor número de alineadores para un mismo movimiento.

Tu tratamiento de ortodoncia también es tu responsabilidad

Una vez tus alineadores hayan llegado a la clínica dental, serás citado para comenzar a utilizarlos. Al contrario de lo que sucede con los brackets y demás aparatos odontológicos, los alineadores son de ‘quita y pon’ por lo que tendrás que evitar la tentación de salir de casa sin ellos.

Y es que para que el tratamiento dure según lo previsto es necesario que los lleves puestos 22 horas al día, es decir, solo debes quitártelos para comer.

El cambio de férulas siempre debe estar indicado por el profesional que esté al frente de tu tratamiento. Adquirir los alineadores transparentes por internet o hacer caso omiso a los consejos de tu dentista podría crear problemas dentales, oclusales y funcionales.

El uso indiscriminado de estas férulas, sin una supervisión programada por parte del profesional cualificado, puede crear problemas dentales, oclusales y funcionales al paciente.

Acude a las revisiones marcadas por tu odontólogo

¿Has finalizado ya tu tratamiento? Ahora el mantenimiento de tu tratamiento es responsabilidad tuya. Tu odontólogo de confianza te colocará unos retenedores con el fin de mantener los resultados obtenidos.

Recuerda que aunque hayas finalizado tu tratamiento debes acudir a las citas de seguimiento que te agende tu dentista para controlar que tus dientes no se hayan movido y que todo está en orden.


CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page