El problema de la sensibilidad dental

¿Sientes como si te dolieran los dientes? ¿notas un escalofrío cuando tomas una bebida fría? Si esto te ocurre con asiduidad es muy posible que sufras de sensibilidad dental o hipersensibilidad dentinaria.

La sensibilidad dental es un problema más común de lo que parece, ya que afecta al 25% de la población adulta. Consiste en un dolor dental fuerte pero temporal que aparece tras el contacto con un estimulo exterior (bebidas o alimentos ácidos, fríos, calientes), debido a la exposición de la dentina al medio oral. Generalmente tiene mayor incidencia entre los 20 y 40 años y más en mujeres que en hombres. Los dientes más afectados suelen ser los premolares y los caninos. Desde el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV) te infomamos que en los últimos años ha aumentado la incidencia de este problema dental, especialmente en jóvenes por los nuevos hábitos de consumo (abuso de bebidas energéticas, refrescos, etc). También cabe reseñar que tienen un mayor riesgo de sufrir hipersensibilidad dentaria los pacientes que sufren patologías que ocasionan un medio oral ácido como úlceras, hernia de hiato, bulimia, anorexia, etc. Al mismo tiempo tampoco hay que olvidar que la sensibilidad puede desencadenarse por un cepillado agresivo, el uso de un dentífrico abrasivo y cómo no, por la ingesta de alimentos o bebidas ácidas. También existen situaciones clínicas y patologías dentales que pueden generar la aparición de la sensibilidad dental e incrementar su intensidad como es el caso de caries, gingivitis y periodontioitis, recesiones gingivales, abrasiones, abfracciones, erosiones, bruxismo o tratamientos como el raspado y alisado radicular o un blanqueamiento dental.

El consejo ICOEV
El ICOEV señala que si el paciente no trata esta hipersensibilidad adecuadamente, el problema puede acabar generando molestias persistentes. Por ello es necesario que, en caso de sentir sensibilidad en los dientes, se acuda al dentista para tratar el problema o aquellas patologías que puedan influir sobre ésta. Este profesional realizará un tratamiento en consulta o prescribirá uno para uso domiciliario que permita prevenir y neutralizar la sensibilidad. Además, el odontólogo indicará al paciente el producto farmacéutico más adecuado, con la debida posología para cada situación clínica, bien sea en forma de pasta dentífrica, colutorio o barniz.

A grandes males, grandes remedios
Entre los tratamientos farmacéuticos se pueden diferenciar dos grupos en función de su rapidez y efectividad, que a su vez pueden combinarse con algunos productos de farmacia, especialmente pastas y colutorios, cuya composición conoce perfectamente el farmacéutico, y al que podréis recurrir para su elección.

  1. Derivados del potasio, desde el nitrato al cloruro pasando por el citrato.Es el más efectivo pero sus efectos son a medio y largo plazo. Su acción se centra en inhibir la transmisión nerviosa que ocasiona el dolor al acceder a la pulpa por los túbulos dentinarios.

  2. Proarginina, fluoruro de estaño o biocristales de fosfosilicato: sus efectos son a corto plazo y por lo tanto alivian el dolor más rápidamente, aunque su efectividad real es menor, ya que pueden desactivarse y volver a la situación inicial con el contacto con ácidos o cepillados. Su efecto se centra en el sellado de los tubos dentinarios del diente.

    Colaboración del ICOEV publicada en la revista Consejos de tu farmacéutico (http://www.consejosdetufarmaceutico.com/sensibilidad-dental-a-grandes-males-grandes-remedios/)


CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page


Facebook
visita nuestro canal