Todas las entradas de Natalia Olmo

Shutterstock_1320004313 (1)

La Caries Dental: Síntomas y Soluciones

La caries dental es una enfermedad bucodental prevalente que afecta a personas de todas las edades y géneros. Se caracteriza por la destrucción de los tejidos dentales debido a la acción de los ácidos producidos por las bacterias presentes en la placa dental. Esta afección no solo causa dolor y malestar, sino que también puede llevar a complicaciones graves si no se trata a tiempo. En este artículo, exploraremos los síntomas de la caries dental y las posibles soluciones para prevenir y tratar esta condición.

Síntomas de la Caries Dental

Identificar la caries dental en sus etapas iniciales puede ser crucial para evitar daños mayores. A continuación, se detallan algunos de los síntomas más comunes:

  • Sensibilidad dental: Una de las primeras señales de la caries es la sensibilidad dental. Las personas pueden experimentar molestias o dolor al consumir alimentos o bebidas frías, calientes, dulces o ácidas. Esta sensibilidad se debe a la erosión del esmalte dental, lo que expone la dentina subyacente.
  • Dolor de dientes: A medida que la caries avanza, el dolor dental se vuelve más frecuente y puede presentarse de forma espontánea o al masticar. Este dolor puede variar en intensidad y duración.
  • Manchas y cavidades: Las caries pueden manifestarse como manchas blancas, marrones o negras en la superficie del diente. Con el tiempo, estas manchas pueden evolucionar en cavidades visibles.
  • Mal aliento y sabor desagradable: La acumulación de bacterias y la descomposición de los tejidos dentales pueden causar halitosis (mal aliento) y un sabor desagradable en la boca.
  • Inflamación y sangrado de Encías: Aunque las encías inflamadas y sangrantes son más comunes en la enfermedad periodontal, también pueden ser un signo de caries avanzadas que afectan la línea gingival.

Posibles soluciones para la caries dental

La prevención y el tratamiento de la caries dental son esenciales para mantener una buena salud bucodental. Aquí se presentan algunas de las soluciones más efectivas:

Prevención

  • Higiene oral adecuada: La base de la prevención de la caries dental es una buena higiene oral. Esto incluye cepillarse los dientes al menos dos veces al día con una pasta dental con flúor, usar hilo dental diariamente y enjuagarse con un colutorio antibacteriano.
  • Dieta saludable: Reducir el consumo de alimentos y bebidas azucaradas es fundamental para prevenir la caries. Una dieta equilibrada rica en frutas, verduras, proteínas y productos lácteos puede ayudar a mantener la salud dental.
  • Aplicación de flúor: El flúor fortalece el esmalte dental y lo hace más resistente a los ácidos producidos por las bacterias. El uso de pastas dentales fluoradas y la aplicación profesional de flúor pueden ser beneficiosos.
  • Selladores dentales: Los selladores dentales son una capa protectora que se aplica en las superficies de masticación de los molares y premolares para prevenir la acumulación de placa y la formación de caries.

Tratamiento

  • Obturaciones (Empastes): Si la caries se detecta a tiempo, el tratamiento más común es la obturación. Se elimina la parte cariada del diente y se rellena con un material que puede ser amalgama, composite o ionómero de vidrio.
  • Coronas Dentales: En casos de caries extensas que debilitan significativamente el diente, se puede requerir una corona dental. Esta cubre y protege el diente dañado, restaurando su forma, tamaño y función.
  • Tratamiento de Conductos (Endodoncia): Si la caries alcanza el nervio del diente, puede ser necesario un tratamiento de conductos. Este procedimiento consiste en eliminar el tejido pulpar infectado, limpiar y sellar los conductos radiculares.
  • Extracción Dental: En casos extremos donde la caries ha destruido gran parte del diente y no es posible salvarlo, la extracción dental puede ser la única opción. Posteriormente, se puede considerar un implante dental o una prótesis para reemplazar el diente perdido.

Importancia de la visita regular al dentista

Las visitas regulares al dentista, al menos una vez cada seis meses, son cruciales para la detección temprana y el tratamiento de la caries dental. Durante estas visitas, el dentista puede realizar limpiezas profesionales, aplicar tratamientos preventivos como el flúor y los selladores, y detectar cualquier signo de caries en sus etapas iniciales.

 

La caries dental es una afección común pero prevenible que puede tener serias consecuencias para la salud bucodental si no se aborda adecuadamente. Mantener una buena higiene oral, adoptar una dieta saludable, y acudir regularmente al dentista son medidas fundamentales para prevenir la caries. En caso de que se desarrolle, existen diversas opciones de tratamiento que pueden restaurar la salud y funcionalidad de los dientes afectados. La concienciación y la educación sobre la caries dental son esenciales para promover hábitos saludables y reducir la prevalencia de esta enfermedad.

Shutterstock_1320004313

Carillas dentales, ¿es necesario limar los dientes?

Las carillas dentales son una solución estética muy popular para mejorar la apariencia de los dientes, corrigiendo problemas de color, forma y tamaño. Sin embargo, una de las preguntas más comunes es si es necesario limar los dientes para colocar estas carillas. La respuesta varía según el tipo de carilla y la situación específica del paciente.

¿Qué tipos de carillas existen y es necesario limarlas?

Según la Sociedad Española de Prótesis Estomatológica y Estética existen diversos tipos de carillas entre las que destacan las de porcelana y las composite. Dentro de cada una de ellas existen diferentes tipo de carillas, ¡te contamos cuáles son!

Carillas de porcelana: 

  • Carillas de porcelana convencionales: Generalmente, requieren un ligero limado del esmalte dental para asegurar una buena adhesión y un ajuste adecuado. Este proceso es mínimamente invasivo en comparación con otros tratamientos como las coronas dentales​ 
  • Lumineers, carillas ultrafinas o microcarillas de porcelana: Estas carillas son mucho más delgadas que las tradicionales y, en muchos casos, no requieren ningún tipo de limado del diente. Se adhieren directamente sobre el esmalte sin necesidad de preparaciones invasivas​.

Carillas de composite:

  • Directas: No suelen necesitar limado. El material se aplica directamente sobre el diente y se moldea in situ, permitiendo correcciones rápidas y menos invasivas​ 
  • Inyectadas: Similar a las directas, pero el proceso implica un diseño previo que se adapta al diente sin necesidad de tallado​

La gran pregunta, ¿hay que limar los dientes?

Es importante destacar que la decisión de limar o no los dientes depende de cada caso individual. El odontólogo evaluará la salud dental del paciente, la estructura del diente y el resultado estético deseado para determinar el tipo de carilla más adecuada y la necesidad de tallado.

En términos de durabilidad y estética, las carillas de porcelana suelen ser preferidas porque mantienen su color y brillo por más tiempo y son más resistentes a las manchas y desgastes. Sin embargo, las carillas de composite son más económicas y pueden repararse más fácilmente en caso de daño

Para obtener un tratamiento seguro y efectivo, es crucial consultar con un profesional cualificado, quien puede proporcionar una evaluación personalizada y discutir las mejores opciones según las necesidades y expectativas del paciente.

¿Cómo elegir el tipo de carilla que mejor se adapta a cada caso?

La elección del tipo de carilla y la necesidad de limado deben ser discutidas con un dentista especializado, quien evaluará la condición de tus dientes y tus expectativas estéticas. Este profesional podrá recomendar el tratamiento más adecuado basado en tu situación específica.

Para obtener más información y tomar una decisión informada, consúltale a tu dentista. ¡Él te informará de todo!

Shutterstock_1320004313

¿Por qué no deberías obsesionarte con tener los dientes blancos?

En la sociedad actual, la búsqueda de una sonrisa blanca y brillante se ha convertido en una obsesión para muchos. Las redes sociales, la publicidad y la presión de la apariencia perfecta nos bombardean constantemente con imágenes de celebridades y modelos con dientes impecablemente blancos. Sin embargo, esta obsesión por tener los dientes blancos puede llevar a prácticas poco saludables y consecuencias negativas para la salud bucal. 

Es importante recordar que la salud dental va más allá del aspecto estético, y acudir a un dentista para recuperar la tonalidad de tus dientes de manera segura es fundamental.

“Quiero los dientes blancos como…” 

Primero y principal, debemos entender que el color natural de los dientes puede variar de una persona a otra. La genética, la edad y los hábitos alimenticios son solo algunos de los factores que influyen en el tono de nuestros dientes. No todas las sonrisas deben ser ultra blancas para ser saludables y bonitas

Además, obsesionarse con tener los dientes blancos puede llevar a prácticas poco saludables, como el uso excesivo de productos blanqueadores sin supervisión profesional. Los kits de blanqueamiento caseros y los productos de venta libre pueden contener ingredientes abrasivos que pueden dañar el esmalte dental y aumentar la sensibilidad de los dientes. En algunos casos extremos, el uso indebido de estos productos puede provocar daños permanentes en los dientes y las encías.

¿Quieres blanquear tus dientes? Acude a tu dentista

En lugar de recurrir a soluciones rápidas y potencialmente peligrosas, es crucial acudir a un dentista para blanquear los dientes de manera segura. Un profesional dental puede evaluar el estado de tu salud bucal y determinar el mejor enfoque para blanquear tus dientes de manera segura y efectiva. Además, el dentista puede proporcionar orientación y recomendaciones personalizadas para mantener una sonrisa saludable a largo plazo.

Además del blanqueamiento dental, las visitas regulares al dentista son esenciales para mantener una buena salud bucal en general. Durante estas visitas, el dentista puede detectar y tratar problemas dentales antes de que se conviertan en afecciones más graves. Además, el dentista puede ofrecer consejos sobre hábitos de higiene oral adecuados y brindar educación sobre cómo cuidar adecuadamente los dientes y las encías.

Es importante recordar que la salud dental es un componente vital de nuestro bienestar general. Los dientes sanos y bien cuidados no solo contribuyen a una sonrisa hermosa, sino que también son esenciales para hablar, comer y mantener una buena salud en general. En lugar de obsesionarnos con la apariencia superficial de nuestros dientes, debemos priorizar su salud y bienestar.

En resumen, no deberíamos obsesionarnos con tener los dientes blancos. En lugar de buscar soluciones rápidas y potencialmente peligrosas, es fundamental acudir a un dentista para blanquear los dientes de manera segura y efectiva. Además, debemos recordar que la salud dental va más allá del aspecto estético y que mantener una buena higiene oral y realizar visitas regulares al dentista son fundamentales para una sonrisa saludable y hermosa a largo plazo.

 

4745_Fotovoltaica (4)

Superando la odontofobia: Consejos para vencer el miedo al dentista

Para muchos, la simple idea de visitar al dentista desencadena una serie de emociones negativas que van desde la ansiedad hasta el pánico total. Esta aversión extrema se conoce como odontofobia y afecta a un gran número de personas en todo el mundo. 

Sin embargo, es importante comprender que este miedo no es insuperable. Con las estrategias adecuadas, es posible superar la odontofobia y mantener una salud bucal óptima sin experimentar angustia innecesaria. Desde ICOEV te indicamos cuáles son sus posibles causas y, lo más importante, cómo superar el miedo al dentista.

¿Qué es la Odontofobia?

La odontofobia es un miedo irracional e intenso a recibir tratamiento dental. Para quienes lo experimentan, la simple idea de sentarse en la silla del dentista puede provocar síntomas físicos como sudoración, taquicardia e incluso ataques de pánico. Este miedo puede estar relacionado con diversas causas, desde experiencias traumáticas previas hasta el miedo a lo desconocido o incluso el temor a perder el control.

Causas de la Odontofobia

Entender las posibles causas de la odontofobia es el primer paso para superarla. Algunos factores comunes que pueden contribuir a este miedo incluyen:

  1. Experiencias pasadas traumáticas: Experiencias dolorosas o traumáticas durante visitas anteriores al dentista pueden dejar una marca duradera en la mente de una persona, generando miedo a futuros tratamientos.
  2. Miedo a lo desconocido: El miedo a lo desconocido es común entre quienes no saben qué esperar durante una visita al dentista. El sonido de las herramientas, los olores clínicos y la sensación de falta de control pueden aumentar la ansiedad.
  3. Sensibilidad dental: Las personas con sensibilidad dental pueden temer que el tratamiento dental empeore su condición, lo que contribuye a su miedo a visitar al dentista.
  4. Vergüenza o sentimientos de culpa: Aquellos que han descuidado su salud bucal pueden experimentar vergüenza o sentimientos de culpa, lo que les impide buscar tratamiento por temor a ser juzgados.

Cómo Superar el Miedo al Dentista

Afortunadamente, existen varias estrategias efectivas para superar la odontofobia y hacer que las visitas al dentista sean más llevaderas:

  1. Comunicación abierta: Habla con tu dentista sobre tus miedos y preocupaciones. Un profesional comprensivo tomará medidas para tranquilizarte y adaptar el tratamiento según tus necesidades.
  2. Programa citas cortas: Si la idea de una visita larga te abruma, programa citas cortas para acostumbrarte gradualmente al entorno dental.
  3. Técnicas de relajación: Practica técnicas de relajación como la respiración profunda, la meditación o la visualización para reducir la ansiedad antes y durante la cita con el dentista.
  4. Apoyo emocional: Busca el apoyo de amigos o familiares que puedan acompañarte a tus citas y brindarte consuelo.
  5. Educación: Aprende más sobre los procedimientos dentales y cómo pueden beneficiar tu salud bucal. El conocimiento puede ayudar a disipar el miedo a lo desconocido.
  6. Busca un dentista comprensivo: Encuentra un dentista que sea empático y tenga experiencia en tratar a pacientes con odontofobia. Sentirte comprendido y apoyado puede marcar una gran diferencia en tu experiencia dental.

La odontofobia no tiene por qué dictar tu salud bucal. Con paciencia, apoyo y las estrategias adecuadas, es posible superar este miedo y recibir la atención dental que necesitas para mantener una sonrisa saludable. No dejes que el miedo te impida cuidar tu salud bucal; toma el control y da el primer paso hacia una experiencia dental positiva. Recuerda, estás en control y tu bienestar es la prioridad.

 

4745_Fotovoltaica (3)

Respiración Bucal: El silencioso problema que afecta tu salud oral

La respiración es una función vital para la vida, pero ¿qué sucede cuando esta función se ve comprometida? La respiración bucal es un fenómeno que ocurre cuando una persona inhala y exhala predominantemente a través de la boca en lugar de la nariz. Aunque puede parecer un problema menor, la respiración bucal puede tener consecuencias significativas para la salud oral y general de una persona. En este artículo, exploraremos en profundidad qué es la respiración bucal, sus posibles causas y los problemas que puede provocar a nivel oral, basándonos en las fuentes y recomendaciones de la Asociación Dental Americana (ADA), la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) y la Asociación Española de Ortodoncistas (AESOR).

¿Qué es la Respiración Bucal?

La respiración bucal se define como el acto de respirar predominantemente a través de la boca en lugar de la nariz. Mientras que la respiración nasal es el proceso natural y preferido por el cuerpo humano, la respiración bucal puede ocurrir por diversas razones, tanto temporales como crónicas. Algunas de las causas más comunes de la respiración bucal incluyen congestión nasal debido a alergias o resfriados, obstrucciones físicas en las vías respiratorias, como pólipos nasales o desviaciones del tabique nasal, y hábitos orales como chuparse el dedo o el uso prolongado del chupete en la infancia.

Problemas asociados a la Respiración Bucal

La respiración bucal puede tener una serie de consecuencias negativas para la salud oral y general de una persona. A continuación, se presentan algunos de los problemas más comunes asociados con este hábito:

  • Sequedad bucal: La respiración a través de la boca puede provocar sequedad bucal crónica, ya que la saliva no tiene la oportunidad de hidratar adecuadamente la cavidad oral. La sequedad bucal puede aumentar el riesgo de caries dental, enfermedad de las encías y otras afecciones bucales.
  • Maloclusión dental: La respiración bucal puede influir en el desarrollo de la estructura ósea facial, lo que puede resultar en maloclusiones dentales, como la mordida abierta, la mordida cruzada o la sobremordida. Estas maloclusiones pueden requerir tratamiento ortodóntico para corregirse.
  • Caries dental: La sequedad bucal asociada con la respiración bucal puede crear un ambiente propicio para el crecimiento de bacterias y la formación de placa dental, lo que aumenta el riesgo de caries dental y enfermedad de las encías.
  • Halitosis: La sequedad bucal y la acumulación de bacterias pueden contribuir al desarrollo de halitosis o mal aliento, lo que puede afectar la confianza interpersonal y la calidad de vida de una persona.
  • Desarrollo anormal de la cara y la mandíbula: La respiración bucal crónica durante la infancia puede influir en el desarrollo normal de la cara y la mandíbula, lo que puede resultar en una apariencia facial alterada y problemas de salud subyacentes.
  • Problemas del sueño: La respiración bucal también puede estar asociada con trastornos del sueño, como la apnea del sueño, que pueden tener consecuencias graves para la salud general y la calidad de vida de una persona.

Prevención y Tratamiento

La prevención y el tratamiento de la respiración bucal dependen en gran medida de la causa subyacente del problema.

Para abordar los problemas asociados con la respiración bucal, es importante trabajar en colaboración con un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud, que pueden incluir dentistas, ortodoncistas, otorrinolaringólogos y especialistas en medicina del sueño. El tratamiento puede implicar terapia ortodóntica para corregir maloclusiones dentales, terapia miofuncional para mejorar la función muscular oral y nasal, y en casos de trastornos del sueño relacionados, puede ser necesaria la terapia de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) u otros tratamientos para la apnea del sueño.

En resumen, la respiración bucal es un problema que puede tener importantes implicaciones para la salud oral y general de una persona. Desde la sequedad bucal y la caries dental hasta maloclusiones dentales y trastornos del sueño, los problemas asociados con la respiración bucal pueden afectar negativamente la calidad de vida de quienes los padecen. Es importante abordar este problema de manera temprana y trabajar en colaboración con profesionales de la salud para identificar y tratar la causa subyacente de la respiración bucal y sus complicaciones asociadas. Recuerda, una respiración saludable es fundamental para una vida saludable.

4745_Fotovoltaica (3)

Muelas del juicio: te contamos todo lo que debes saber sobre ellas

Las muelas del juicio son los últimos dientes en desarrollarse en la boca, y una de las principales preocupaciones, a nivel odontológico, para muchos pacientes.

Apiñamiento dental, dolor intenso… son muchos los problemas que pueden surgir a raíz de la aparición de las muelas del juicio

¿Es posible que no me salgan las muelas del juicio?

Sin embargo, no todos los pacientes experimentan la erupción de las muelas del juicio. Cada vez se ven más pacientes en consulta que no tienen muelas del juicio. ¿El motivo? La evolución

Según la SEPA, la propia evolución ha provocado que muchas personas no experimenten la aparición de estos terceros molares. En la antigüedad, las muelas del juicio eran esenciales para poder masticar alimentos duros, sin embargo, nuestra alimentación (mucho más blanda que antaño) ha provocado que el propio organismo descarte la aparición de las muelas del juicio.

¿Qué pasa si tengo muelas del juicio? ¿Tengo que sacarlas?

Sin embargo, la mayor parte de pacientes sí que experimentan la erupción de las muelas del juicio, algo que provoca que se pregunten: ¿es necesario extraerlas?

Si las muelas erupcionan correctamente y no generan ningún tipo de problema no hay por qué sacarlas. Si las muelas del juicio salen mal alineadas, impactadas o no llegan a erupción porque se quedan cerradas ante la falta de espacio, requieren de extracción para prevenir futuras complicaciones dentales.

La causa más común de la extracción de las muelas del juicio es casi siempre que no pueden emerger completamente debido a que no tienen espacio en el maxilar. Esto puede deberse al estado del crecimiento mandibular o a factores anatómicos o hereditarios

Según la ADA (American Dental Association), la extracción de las muelas de juicio puede ser necesaria si tienes algún cambio en la zona donde están esas muelas, por ejemplo, los siguientes: Dolor. Infección repetida del tejido blando que está detrás de la última muela inferior

Desde ICOEV te recomendamos que acudas regularmente a tu dentista para que puedan evaluar tu caso de manera personalizada.

Shutterstock_1320004313

Manchitas amarillas en los dientes de leche, ¿porque se producen?

Una de las preguntas más habituales que reciben los odontopediatras por parte de los padres es: mi hijo tiene manchas amarillas en los dientes de leche, ¿es grave? ¿por qué se producen? Hoy desde ICOEV os indicamos cuáles son los principales motivos por los cuáles se producen estas manchitas.

La decoloración de los dientes en niños de corta edad suelen ser motivo de preocupación entre los padres, ya que es un indicador de muchos problemas a nivel bucodental. Una de las causas más comunes en la aparición de estas pequeñas es la hipoplasia del esmalte, que además está relacionada con la presencia de caries.

Mi hijo tiene manchas amarillas en los dientes de leche, ¿qué puedo hacer?

Según diversos estudios, que recoge la SEOP (Sociedad de Odontopediatría Española), cada vez son más los niños que desarrollan hipoplasia del esmalte (o manchitas blancas o amarillas en los dientes del niño)

Generalmente, estas manchitas suelen encontrarse generalmente en los incisivos (dientes centrales) superiores e inferiores, aunque a veces también pueden aparecer en otros dientes.

El principal motivo por el cuál se origina este problema guarda relación con el embarazo. 

  • Enfermedades infecciosas o ha experimentado falta de vitaminas y minerales es probable que el feto se vea afectado. 
  • Nacimiento prematuro del bebé
  • Enfermedades graves durante los primeros años de vida del bebé o malnutrición infantil

Para solucionar las manchas blancas en los dientes es necesario remineralizar el esmalte con tratamientos de fluorización en clínica a dosis elevadas para nutrir y proteger el esmalte. Aunque se trate de dientes de leche, es necesario prestar atención a estas manchitas para evitar que salgan también en la dentición definitiva.

Para buscar una solución adecuada a las características de tu hijo te recomendamos que visites a un odontopediatra. La experiencia en este tipo de casos por su parte, te ayudarán a obtener un diagnóstico adecuado sobre el origen de las manchas dentales y la prescripción del tratamiento más adecuado para tratarlas

4745_Fotovoltaica (2)

Diastema, ¿qué es y como ponerle solución?

Al igual que hay muchos pacientes que acuden a consulta con los dientes visiblemente apiñados, también hay otra gran cantidad de paciente que acuden a un especialista justamente por lo contrario, por presentar separaciones entre los dientes. Es lo que se conoce como diastema

Se considera diastema a la pequeña separación (en torno a los 0,5 milímetros) que existe entre los dientes y que afecta, principalmente, a los incisivos laterales superiores. Al faltar dientes o al separarse, generalmente son los dientes frontales los que más tienden a separarse

¿Por qué se producen los diastemas?

Desde la American Dental Association (ADA), nos indican cuáles son las principales causas de que se produzcan estos pequeños espacios entre los dientes

  1. Por la falta de dientes o que su tamaño es demasiado pequeño. Esto suele provocar uno o varios diastemas debido al exceso de espacio que hay en las arcadas
  2. Tener un frenillo labial demasiado grande. Esto puede generar un espacio en el medio de los dos dientes frontales
  3. Debido a una enfermedad de las encías. La inflamación daña el hueso que sostiene los dientes, por lo que puede ocasionar que estos se alojen provocando el diastema
  4. Hábitos como por ejemplo chuparse el dedo, los labios o empujar la lengua hacia afuera pueden ejercer presión haciendo que los dientes queden hacia afuera

Una vez llegado a este punto, te estarás preguntando si es necesario cerrar un diastema. Desde la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial recomienzan ponerle solución a este problema para conseguir una buena oclusión dental

Pero, ¿qué soluciones existen para resolver el diastema?

Cómo solucionar un diastema

Si ya has detectado que tienes un diastema, el primer paso para ponerle solución es acudir a consulta para ver qué es lo que está ocasionando el problema. En función del problema que presentes el profesional que te atienda te propondrá un tratamiento u otro o la combinación de varios.

Generalmente, si la raíz del problema es una mala oclusión, unos dientes muy pequeños o la falta de dientes, la primera solución suele ser la ortodoncia tradicional o con alineadores.

Gracias a la ortodoncia podremos:

  1. Colocar correctamente los dientes para poder finalmente colocar implantes (en caso de que el paciente haya sufrido la pérdida de un diente)
  2. Mejorar la oclusión para conseguir que los dientes encajen correctamente

Tengas el problema que tengas siempre hay una solución para ti. ¡Visita a tu dentista!

4745_Fotovoltaica

La ortodoncia: un tratamiento que va más allá de la estética de la sonrisa

En los últimos años, ha crecido la cantidad de pacientes que acuden a las clínicas dentales buscando mejorar su sonrisa y la ortodoncia se ha convertido en el vehículo para conseguirlo. Más allá de una finalidad estética, la ortodoncia, tanto la tradicional como la invisible, también se utiliza para solucionar infinidad de problemas bucodentales sin tener que realizar cirugías ni tratamientos más agresivos.

La importancia de una buena alineación dental

Además de mejorar la estética de la sonrisa, la ortodoncia también mejora la alineación dental y todo lo que esto supone.

Tal y como asegura la AESOR (Asociación Española de Ortodoncistas), la alineación dental desempeña un papel crucial en la función masticatoria y, por lo tanto, en la salud bucodental general. Cuando te sometes a un tratamiento de ortodoncia, también consigues mejoras en la masticación.

¿Qué implican unos dientes alineados?

Una correcta alineación dental hace que tengamos una buena oclusión. Esto, significa que la mandíbula va a cerrar de manera uniforme y que los dientes superiores van a encajar correctamente con los inferiores

Por el contrario unos dientes mal alineados (maloclusión) pueden provocar una gran cantidad de problemas a nivel bucodental como los que te detallamos a continuación:

Tensión y sobrecarga en la ATM (Articulación temporomandibular)

Morder más de un lado que del otro puede provocar problemas en la ATM y también ocasionar dolores de cabeza, en el cuello y en la mandibula

Pérdida de tejido dental

La mala alineación dental puede provocar la pérdida de tejido dental, lo que comúnmente se conoce como retracción de encías. La pérdida de encía, así mismo, también puede provocar sensibilidad dental.

Acumulacion de placa bacteriana

Unos dientes apiñados y montados unos sobre otros complican la higiene dental diaria, provocando que se acumule la placa bacteriana. Esto puede derivar en problemas bucodentales como la gingivitis o la periodontitis

Aumenta la posibilidad de rotura o astillamiento dental

Una mala mordida puede provocar que unos dientes impacten contra otros, reduciendo su tamaño progresivamente o incluso astillandose o partiéndose. Así mismo, unos dientes protruidos (hacia adelante) aumenta el riesgo de rotura dental en cas de sufrir un impacto fuerte

Como has podido comprobar en este artículo, al buscar la alineación dental óptima a través de tratamientos ortodónticos, no solo se busca mejorar la estética de la sonrisa, sino también optimizar la función masticatoria y contribuir a una salud bucal integral.

Ya sea por una cuestión estética o de salud, siempre que quieras realizar un tratamiento de ortodoncia acude a profesional con experiencia en este tipo de tratamientos. Recuerda que ante todo, la ortodoncia es un tratamiento de SALUD y no un tratamiento estético y como tal debe estar supervisado por un profesional

ShutterstockBasic_2107230914 (2)

Cuidado de la salud bucodental en adultos mayores: Problemas comunes y prevención de afecciones

Tu dentadura intacta para toda la vida, ¿es posible? Claro que sí, si te preocupas de mantener buenos hábitos de higiene oral, cuidado personal y de realizar visitas al dentista con frecuencia.

Aun así, existen problemas comunes en el adulto mayor, como la enfermedad periodontal o las caries, entre otras afecciones, que hay que tratar de forma inmediata cuando aparecen. En este artículo os daremos las claves para el cuidado de la salud bucodental de los mayores y sobre todo, para que puedas prevenirlos desde ya y llegues a los 80 años con tu dentadura perfecta.

5 problemas dentales comunes en adultos mayores

La boca es un indicador clave de la salud general de una persona. Muchas enfermedades sistémicas pueden manifestarse a través de síntomas orales como encías inflamadas o sangrantes, sequedad bucal o llagas persistentes. Si tienes más de 60 años, es importante que prestes atención a cualquier cambio o problema dental para identificar posibles condiciones médicas subyacentes. A continuación describimos las 5 más comunes:

  1. Enfermedad periodontal: También conocida como gingivitis y periodontitis, afecta principalmente a los adultos mayores debido a factores como el deterioro del sistema inmunológico y el uso prolongado de medicamentos que causan sequedad bucal. Esto puede llevar a la pérdida prematura de dientes si no se trata adecuadamente.
  2. Pérdida ósea: A medida que envejecemos, podemos experimentar pérdida ósea en nuestras mandíbulas, lo que puede afectar la estabilidad dental e incluso llevar a cambios faciales significativos.
  3. Xerostomía: La sequedad bucal es un problema común entre los adultos mayores debido al uso de medicamentos, problemas de salud subyacentes y cambios hormonales. La falta de saliva puede aumentar el riesgo de caries, infecciones y dificultad para hablar y comer.
  4. Caries dentales: Las caries pueden afectar a cualquier edad, pero los adultos mayores son más propensos a desarrollar caries radiculares en las raíces expuestas debido a la retracción de las encías.
  1. Prótesis dentales mal ajustadas: Muchos adultos mayores usan prótesis dentales como dentaduras postizas o puentes fijos. Si estas prótesis no están bien ajustadas, pueden causar irritación, úlceras bucales e incluso dificultades para comer y hablar.

Consejos de prevención y cuidado bucodental en adultos mayores:

La prevención es la clave para mantener una buena salud bucodental en todas las edades, te contamos algunas medidas importantes que deben tomar en especial consideración los adultos mayores:

La primera y más importante es mantener una buena higiene bucal, en particular para los adultos mayores esto es relevante, porque algunas personas de avanzada edad suelen tener condiciones de salud crónicas y complejas que dificultan muchas veces la destreza necesaria para limpiarse los dientes de manera eficiente.

Cepillarse los dientes después de cada comida, con pasta dental fluorada y usar hilo dental y/o cepillo interdental diariamente, ayuda a prevenir la acumulación de placa bacteriana y reduce el riesgo de enfermedades periodontales.

Agendar visitas al dentista es  fundamental para que los adultos mayores visiten a su dentista regularmente, ya sea para realizar limpiezas profesionales, como realizar exámenes orales completos y detección temprana de posibles problemas.

La alimentación saludable con una dieta equilibrada rica en frutas, verduras y alimentos bajos en azúcar, ayuda a mantener dientes fuertes y encías saludables.

El uso correcto y cuidado de prótesis dentales implica limpiarlas regularmente y asegurarse de que estén debidamente ajustadas para evitar irritaciones y problemas relacionados.

También es importante informar al odontólogo sobre cualquier problema médico o medicamentos que esté tomando es esencial para un cuidado bucodental adecuado, ya que algunos medicamentos pueden afectar la salud oral.

La importancia del cuidado de la salud oral en personas mayores

Las consecuencias de una mala higiene bucal en personas mayores pueden significar dolor y dificultad para comer, lo que puede bajar los niveles de nutrición.

Así también, la mala apariencia y la incapacidad dental pueden bajar la autoestima lo que puede conllevar a un aislamiento social.

La mala salud bucal puede repercutir en enfermedades como la diabetes, neumonía y enfermedades cardiovasculares.

El cuidado bucodental en adultos mayores es fundamental para garantizar una buena calidad de vida y prevenir complicaciones posteriores que pueden ser de carácter grave. 

La buena salud oral en los adultos mayores contribuye a aspectos tan fundamentales como poder alimentarse correctamente con los nutrientes necesarios, comunicarse satisfactoriamente en su día a día y por tanto, disfrutar de una vida plena y autónoma.