Archivos mensuales: agosto 2020

Cuándo empezar a llevar al niño al dentista

Generalmente, durante su primer año de vida, un bebé suele acudir al pediatra más de 5 veces al año para controlar su evolución, sin embargo, hay muchos padres que no saben a qué edad deben llevar a sus hijos al dentista, ya que en muchos casos los consideran aún muy pequeños.

Sin embargo, retrasar la visita de tu hijo al dentista más de lo debido puede ocasionar problemas graves en un futuro, como una maloclusión severa. Detectar estas cosas a tiempo es clave para asegurar una buena salud bucodental en su edad adulta.

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al dentista?

Desde la Sociedad Española de Odontopediatría aconsejan llevar a nuestros hijos al dentista antes de que cumplan su primer año de vida. Durante estas visitas, el odontopediatra te indicará qué herramientas debes utilizar para intentar que tu hijo no padezca caries dental durante la infancia y evitar, así, posibles visitas al dentista para tratarlas.

Acudir al dentista cuando tus hijos son pequeños te ayudará a que estos se vayan familiarizando con el ambiente y a obtener consejos y asesoramiento para evitar que este sufra dolor de muelas en un futuro.

La caries en la primera infancia, el gran reto de padres y odontólogos

Sin duda, una de las preocupaciones más habituales de los padres con respecto a la salud bucodental de sus hijos es la aparición de caries, una de las enfermedades bucodentales más comunes durante la infancia.

Este hecho, ha provocado que los especialistas recomienden acudir al odontopediatra antes de los 12 meses de edad, para establecer medidas preventivas y fijar, al menos, una revisión al año en caso de que todo vaya bien.

Entre otras cosas, en tu visita al odontopediatra se explicará porqué es necesario cuidar de los dientes de leche si al final estos se caen. Una boca libre de caries en la primera infancia, y con una buena higiene bucodental, está relacionada con una boca sana en la edad adulta, es por ello que las visitas al odontopediatra durante la infancia son imprescindibles.

Al contrario de lo que muchos padres creen, los dientes de leche deben ser cuidados con esmero, ya que una infección de estos puede afectar gravemente a los dientes permanentes que se encuentran justo por debajo.

A partir de los 3 años de edad, los niños ya suelen tener todos sus dientes de leche en la boca, por lo que hay que mostrar especial atención a la higiene oral de nuestros hijos. A partir de los 5 años, durante el periodo del recambio dentario, las revisiones en el dentista deben ser más frecuentes para evitar complicaciones en la edad adulta y subsanar los errores a tiempo.

A medida que van creciendo, los niños y las niñas deben ir mejorando su habilidad para el cepillado dental. Cuando ya tengan una edad donde se les otorgue cierta responsabilidad, las revisiones podrán realizarse una vez al año. El odontopediatra debe valorar los factores de riesgo individuales de cada niño para poder establecer las pautas necesarias y recomendar la programación de las revisiones dentales.

Campaña 2020: ‘Tus dientes también quieren colver a la normalidad’

FB-ad-polo

Tras varios meses confinados en nuestras casas, hemos vuelto a retomar nuestra vida normal: comidas en casa de amigos, tapas en la terraza de un bar o helados en la playa. Es por ello que nuestros dientes también deben volver a la normalidad de sus revisiones con el dentista.

Después del confinamiento, ha llegado el verano, una época en la que generalmente, nuestros hábitos de cuidado dental pasan a un segundo plano. Sin embargo, la llegada de las vacaciones no debe implicar un cambio en nuestra salud bucodental y periodontal.

Generalmente, a la vuelta de vacaciones los pacientes han empeorado su higiene dental, algo que favorece a la aparición de inflamación en las encías o diversos trastornos bucodentales, un hecho que se podría agravar dado que hemos salido hace poco de un confinamiento de casi 3 meses.

Por eso, desde el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV), hemos lanzado la campaña ‘Tus dientes también quieren volver a la normalidad’ con el fin de recordaros que mantener una higiene bucodental adecuada es clave para prevenir posibles enfermedades en la cavidad oral.

FB-ad-horchataFB-ad-paellaFB-ad-rosquilleta

Problemas bucodentales habituales tras el confinamiento y las vacaciones

El confinamiento, unido a las vacaciones de verano y todo lo que estos implica (picoteo entre horas, comidas fuera de casa…), se están viendo reflejados en nuestra salud bucodental, provocando según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), una serie de enfermedades que mencionamos a continuación.

Empeoramiento de la salud gingival

Debido a la acumulación de placa bacteriana, se puede producir un empeoramiento de la salud gingival, ya que las comidas fuera de casa hacen que nos cepillemos los dientes con menos frecuencia.

El problema se agrava en caso de que prescindamos del cepillado de la noche o del desayuno, donde se debería realizar un cepillado mucho más exhaustivo, de aproximadamente dos minutos.

Más halitosis

La ingesta de bebidas alcohólicas durante las vacaciones es inevitable, algo que provoca un incremento de la halitosis. Si a esto le unimos el hecho de estar continuamente con la marcarilla, se agrava aún más el problema.

Es por ello que desde el ICOEV recomendamos la ingesta frecuente de agua para hidratar la mucosa oral y mantener el flujo salival.

Hipersensibilidad dental

Las bebidas frías pueden empeorar o favorecer la aparición de la sensibilidad dental. En verano, el consumo de estas medidas va en aumento por lo que no es necesario acudir al dentista ente la aparición de cualquier sensación de molestia o dolor.

El hecho de no cepillar los dientes con frecuencia, hace que muchas veces se intente compensar la falta de cepillado con un cepillado más agresivo que puede acabar por desgastar los cuellos de los dientes y favorecer a la aparición de sensibilidad dental.

Recuerda, que pese a las vacaciones y al confinamiento, mantener una higiene bucal adecuada es clave para prevenir posibles enfermedades bucodentales, es por eso que desde el ICOEV recomendamos visitar a tu dentista al menos dos veces al año para realizar una revisión y unaa higiene bucodental.

Semana de la lactancia materna

Del 1 al 7 de agosto se celebra en más 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, destinada a fomentar la lactancia materna, pero, ¿qué repercusión puede tener en nuestra salud bucodental dar el pecho a nuestros hijos?

Como futura madre, desde el Colegio de Odontólogos de Valencia  (ICOEV) te recomendamos que acudas a tu dentista habitual para que te realicen un examen bucal y se te indique el riesgo de sufrir una enfermedad periodontal y caries, así como las medidas preventivas a seguir durante el embarazo.

¿Por qué apostar por la lactancia materna?

Sin duda, la mejor alimentación para los recién nacidos es la leche materna. Los niños alimentados exclusivamente por este método suelen presentar un mejor desarrollo tanto físico como emocional, de hecho, son innumerables los organismos que recomiendan dar el pecho durante los seis primeros meses de vida del pequeño.

Además, una buena posición y succión del pecho durante la lactancia tiene innumerables beneficios para el pequeño, como por ejemplo la transferencia de lactoferina, lisozimas, inmunoglobina A o la nutrición afectiva emocional.

Desde el punto de vista odontológico, la lactancia favorece al correcto desarrollo de los músculos orofaciales, de los maxilares e incluso ayuda a desarrollar una hábitos de deglución correctos, evitando así posibles maloclusiones en la edad adulta.

Sin embargo, según indica la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), una lactancia materna muy prolongada en el tiempo, especialmente por la noche, puede afectar a la formación bucodental de los más pequeños del hogar.

Problemas de una lactancia prolongada

La mayoría de los problemas en el desarrollo bucodental del bebé durante la lactancia se debe a una mala posición y a un mal agarre del pequeño y de la madre. Aunque es algo natural, la lactancia requiere de paciencia y de aprendizaje, tanto por parte del niño como de la madre.

Además, la madre debe ser consciente de que una lactancia prolongada, especialmente de noche, puede provocar la aparición de caries de la primera infancia (CPI). Es decir, la leche materna al tener lactosa, puede producir caries en edades tempranas debido a…

  • Una prolongación de la lactancia nocturna sin tomar medidas de higiene
  • Introducción, en la dieta del pequeño, de alimentos complementarios azucarados
  • La transmisión de bacterias de la saliva de los padre

Para evitar esta clase de inconvenientes, es recomendable comenzar a reducir la lactancia materna durante las noches tras la erupción del primer diente. Desde el ICOEV, también recomendamos realizarle al pequeño una limpieza dental e ir dejando espacio entre las tomas para que los dientes no sufran los atauqes ácidos que se suelen producir tras la ingesta del alimento.

Desde aquí, aconsejamos a los padres que lleven a su bebé  al odontopediatra después de su primer cumpleaños para prevenir la aparición de caries y otras enfermedades bucodentales.

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page