Archivos mensuales: noviembre 2015

Los timos más comunes a clínicas dentales

La picaresca siempre ha estado muy presente en nuestro país desde tiempos inmemoriales. Hoy en día sigue muy viva y hay que andar con mil ojos ya que hay demasiadas mentes ávidas en sacar beneficio con engaños a costa del trabajo de honrados profesionales. La Odontología y los dentistas también son objetivo de estos imaginativos ‘emprendedores’ de vez en cuando. Por ello conviene estar informado para prevenir y evitar posteriores sustos y decepciones. Os ofrecemos una pequeña recopilación de los timos a clínicas más comunes.

Guías de dentistas

En los últimos años algunas empresas han enviado información a las clínicas para incluir su referencia en guías de búsqueda especializadas. Especialmente destacan dos casos. Uno que usa un nombre muy parecido a la histórica y conocidísima guía de teléfonos española y otra procede de una empresa con sede fuera de España que tras enviar información para su inclusión en la guía a clínicas reclama una importante cantidad por un servicio que en la mayoría de ocasiones ni siquiera se ha firmado. Antes de firmar ninguna solicitud conviene revisar y analizar todas las cláusulas (especialmente la letra pequeña) para evitar sorpresas y buscar información sobre la empresa.

El operario de extintores falso

Si en los domicilios particulares los ‘listos’ lo intentan con revisiones falsas de gas en los espacios de atención al público los extintores antiincendios y sus necesarias revisiones pueden ser una buena excusa para hacer el agosto. En los casos documentados los estafadores se presentaban con la excusa de que la empresa oficial que habitualmente hacía dicho trabajo había quebrado. (cuando no era así). Realizaban un supuesto trabajo colocando extintores caducados y viejos e incluso reubicando incorrectos los mismos en otros lugares. Para evitar estas situaciones hay que comprobar que los operarios efectivamente proceden de la empresa contratada y si hay dudas hay que llamar a los mismos, especialmente si se presentan fuera de la cita prevista.

El vendedor de libros de protocolos

Se ha dado algún caso de un hombre con maletín que visita una clínica dental y ofrece la venta de los protocolos oficiales para una clínica dental. Sin haber podido examinar dichos documentos cabe reseñar que no son documentos oficiales de los Colegios profesionales ya que en ningún caso se haría una venta de producto y mucho menos a puerta fría a las consultas. Sin duda parece una más que dudable práctica de un ‘emprendedor’ en la que conviene no caer.

Cursos Fundación Tripartita

También ha sido común que algunas empresas externas aprovecharan la formación tripartita para cobrar por sus servicios dando así facilidades a la clínica que necesita contratar Prevención de Riesgos o Protección de Datos. El problema es que de esa forma quien realmente puede pagar el pato ante las autoridades es la contratante ya que es la titular que utiliza el crédito tripartito pero de forma irregular. Según parece las empresas externas indican que la clínica puede pagar el servicio contratado dejando que la empresa externa emita una factura de formación tripartita (nunca realizada) que será abonada por la clínica y posteriormente será descontada de los aportes a la Seguridad Social. El principio es sencillo los cursos de la formación tripartita siempre deben realizarse por parte del trabajador que adquiere los conocimientos pero ese dinero no debe servir para que un servicio salga a coste cero para la empresa debido a la utilización de la bonificación. Por otro lado cabe recordar que Agencia Tributaria ha investigado y sancionado a numerosas empresas por esta situación.

El pobre foráneo atracado

Un timo también común (especialmente en los establecimientos ubicados en bajos) es el de la persona atracada con necesidades. El modus operandi es una persona que en entra en el lugar se muestra nervioso y señala que le acaban de atracar pero tiene que coger un tren, autobús para volver a su casa situada en otra provincia. La mejor solución es indicarle que se va a llamar a la Policía para que interponga la denuncia. Si realmente es un estafador no se mostrará muy favorable.

El ‘conseguidor’ de pacientes

La gran competencia actual en el sector dental hace que una buena cartera de pacientes sea una garantía de éxito y el objeto de deseo de muchas consultas. Aprovechando esta situación hay desalmados que prometen pingues beneficios a cambio una suculenta cantidad económica. La última estafa similar conocida se fundamentaba en un supuesto experto en marketing dental que prometía una cartera cuyos datos finalmente eran falsos al mismo tiempo y para darle más verosimilitud aseguraba trabajar con otro dentista (falso) y del que aportaba supuestos títulos falsos y colegiación.

El falso paciente

Recientemente se ha desarticulado una banda que se dedicaba a facilitar tratamientos utilizando la identidad de personas a las que previamente les habían robado su documentación. El modus operandi era el siguiente: La banda disponía de documentación (DNI, pasaporte, etc) de personas a las que se les había sustraído o robado (muchas veces compradas en el mercado negro) gracias a ello generaban papeles falsos tipo nómina, cuentas para poder solicitar financiación. Previo acuerdo con la banda, diversas personas se presentaban en la clínica dental suplantando la personalidad de los afectados por el robo y solicitaban la realización de costosos tratamientos dentales que serían aprobados mediante financiación a costa de las víctimas. Anteriormente la organización había cobrado una cantidad a los suplantadores/pacientes como concepto del tratamiento. Al final, ganaba la banda que recibía una cantidad de estos pacientes sin escrúpulos y ganaba el paciente suplantador que conseguía un tratamiento complejo y costoso a un precio muy bajo. Los perdedores eran los ciudadanos a los que se les había suplantado la identidad ya que debían hacer frente a requerimientos de financieras de servicios no contratados y finalmente las clínicas que podrían tener problemas legales y para cobrar sus servicios.

El paciente liante

No es exactamente un timo pero sí un modus operandi que ha ocurrido en algunas clínicas, especialmente en los meses o días que hay menos personal. Consiste en dos personas que entran en una clínica y mientras una entretiene al auxiliar pidiendo información o presupuestos, mientras tanto el otro individuo aprovecha para moverse por la clínica entrando accediendo a despachos y salas y haciéndose con efectos personales principalmente ordenadores, portátiles, tabletas y teléfonos. Se recomienda extremar las medidas de vigilancia y no dejar bolsos y enseres en zonas desprotegidas.

Las empresas con convenio colegial

Tampoco llega a ser un timo pero desde luego una mala práctica. Y os habrá ocurrido más de una vez.  Un comercial llega a la clínica para ofrecer un determinado servicio y producto y de entrada asegura que su empresa tiene un convenio con el Colegio (e incluso en algún caso que viene del Colegio, cosa imposible dado que el Colegio no hace venta activa de nada). Referenciar un convenio o relación con el Colegio  da más tranquilidad a la clínica. Sin embargo tales convenios no siempre existen. Aquí la solución es sencilla llamar al Colegio y preguntar si efectivamente existe tal relación.

El del DNI

A la hora de pagar tras un tratamiento el paciente alega que por un olvido no tiene dinero en efectivo y asegura que va al cajero a sacar a casa (u otra excusa).  Como prenda y en señal de buena fe dice que deja su dni o documentación hasta que vuelva del banco generando así confianza. Esta situación que puede ser normal sin embargo en más de una ocasión se ha materializado en una estafa dado que el paciente no vuelve a pagar. Cabe recordad que no se puede retener el DNI de una persona por un impago, eso sí sólo puede ser retirado por su titular. Es recomendable disponer de garantías de pago o haber requerido una parte por adelantado.

Una mala salud dental puede influir negativamente en el rendimiento deportivo

La visita al dentista puede resultar fundamental para un deportista, ya sea de élite o aficionado, ya que un problema dental no tratado puede ocasionarle un importante bajón en su rendimiento.

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia recomienda la realización de al menos un chequeo dental anual a los deportistas ya sean profesionales o amateurs. Con estas revisiones el profesional puede detectar, tratar y prevenir patologías que una vez desarrolladas pueden implicar serias molestias al atleta y afectar notablemente a su rendimiento deportivo.

Según destaca el presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia, Enrique Llobell, gingivitis, periodontitis, caries son patologías recurrentes en los deportistas que pueden ocasionarles dolor, malestar, infecciones o sensibilidad. Todo ello puede desencadenar insomnio, problemas de alimentación y por lo tanto afectar negativamente a su rendimiento. Además determinadas patologías orales pueden estar relacionadas con inflamaciones en el resto del organismo con el consiguiente agravante físico.

Un reciente estudio de la University College of London (publicado en la British Journal of Sports Medicine) indica que el 40% de los futbolistas de la Premier League inglesa presentan caries, el 77% gingivitis y el 80% periodontitis. Sin embargo, las afecciones bucales y la necesidad de revisiones odontológicas para tratar y prevenir patologías no sólo afectan a los futbolistas sino también a atletas, gimnastas, runners y jugadores de todo tipo de disciplinas como voleibol, balonmano, tenis, etc.

Especial cuidado requieren deportistas de disciplinas con alto contacto físico como rugby, boxeo, baloncesto, motor, etc donde hay un alto riesgo de traumatismos dentales y necesidad de reconstrucciones u otro tipo de afecciones. Mención aparte también merecen los nadadores ya el contacto con compuestos químicos de la piscina como el cloro ocasionan la creación de depósitos orgánicos de un ligero tono marrón en los dientes (especialmente los delanteros) como consecuencia de un excesivo depósito de minerales sobre la superficie dentaria por las alteraciones del PH.

stockvault by Kevin Delcalzo

Llobell sostiene que un deportista debe cuidar al máximo su cuerpo ya que lo somete a máxima exigencia para acometer la actividad deportiva. Por ello el dentista valenciano explica que los deportistas no deben descuidar ningún aspecto de su salud y en ningún caso su salud oral.

Por ello además de recomendar a los deportistas profesionales y amateurs una alimentación saludable, pautas periódicas de higiene bucodental, no abusar de bebidas altas en azúcares y energéticas, aconseja como mínimo una visita anual al odontólogo para prevenir posibles patologías y futuros inconvenientes.

En esa línea el presidente del ICOEV considera que es importante que los responsables técnicos de los clubes o equipos transmitan a sus pupilos valores saludables desde el inicio ya que ello irá en beneficio de su vida deportiva mejorando su rendimiento y sobre todo de su bienestar personal.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page


Facebook
visita nuestro canal