Archivos mensuales: marzo 2015

El artículo 78 por Enrique Llobell

Ya estamos en marcha. En nombre de toda la Junta os doy las gracias por la confianza. Somos prácticamente los mismos y mantendremos nuestra línea de trabajo, abiertos como siempre a cualquier sugerencia.

​Recientemente, he tenido ocasión de salir en dos programas de televisión nacionales. Después del primero, “Las mañanas de Mariló Montero”, algunos compañeros pensaron que mi agresividad podía ser perjudicial, y así lo manifestaron en algunos foros, asustados, bien por las posibles denuncias al Colegio, bien por el cierre de las franquicias en las que trabajan. Pueden estar tranquilos, ni ha habido denuncias al Colegio, ni han cerrado las franquicias, en las que siguen trabajando con los diagnósticos que habitualmente suelen dar comerciales no odontólogos, y engañando al ciudadano con presupuestos con sobretratamientos obtenidos gracias a la publicidad falsa y engañosa que realizan las empresas en las que trabajan.

​El segundo programa, “Comando Actualidad”, no fue en directo, ni se empezó hablando mal de los dentistas, por lo que fui menos agresivo. Es cierto que se cortó mucho el programa, pero TVE nos dio una gran oportunidad de expresar nuestro descontento, y les estamos muy agradecidos porque reflejaron bien la realidad. Como todos sabéis, las cadenas privadas, que reciben importantes ingresos por publicidad de estas mercantiles, no quieren saber nada de nosotros y mucho menos del artículo 78 de la Ley 10/2013 de 24 de julio de garantías y uso racional de medicamentos y productos sanitarios que modifica la Ley 29/2006 de 26 de julio.​

Y ahora, ¿qué hago? por Carlos Labaig

Esa es la pregunta que muchos jóvenes odontólogos recién graduados hacen cuando vienen a nuestro Colegio. Esta pregunta no se la planteaban, hace unos años, los licenciados al terminar, porque al ser ésta una profesión eminentemente clínica la decisión era simple: abrir una clínica privada. La existencia de pacientes demandando tratamientos y la financiación del montaje de la consulta hacían de ésta una salida viable. Solo algunos “frikis” (como se diría ahora) combinábamos la clínica con la Escuela de Estomatología actual Facultad de Medicina y Odontología para colaborar en alguna signatura y no perder el contacto con los compañeros huyendo del aislamiento de la consulta privada.

Las circunstancias han cambiado, la plétora del número de profesionales que se gradúan en las distintas facultades públicas y privadas, la masiva irrupción de  clínicas franquiciadas, seguros dentales y la reducción de demanda de tratamientos por la disminución de las posibilidades económicas de muchos pacientes hacen que los planteamientos sean distintos. Además de la necesidad  de los recién egresados de completar su formación.

Unos cuantos, los menos, solos o asociados se atreven a abrir nuevas consultas privadas en Valencia capital o en algún pueblo. Otros, apremiados por las necesidades económicas intentan la odisea de trabajar en clínicas franquiciadas con sueldos ínfimos y muchas horas, además de tener que “romper mano” de manera autodidacta.

Un grupo más valiente inicia su andadura en el extranjero (Inglaterra, Francia…) con el hándicap del idioma y de la experiencia clínica, vía cada vez más difícil porque estos mercados están también saturados.

Por todo ello, y ahora… ¿qué hago? De entrada una  opción razonable, es la de  continuar formándose por la vía universitaria junto a los cursos nacionales auspiciados por las sociedades científicas y colegios profesionales. En Valencia, tenemos la gran suerte de contar con un Centro de Estudios Odonto-Estomatológicos (www.centroestudiosoe.com)  donde se ofrecen conferencias y cursos de alto nivel y que además están acreditados por el EVES.

Todas las facultades ofrecen, actualmente, masters profesionalizantes (títulos propios)  abarcando todas las especialidades de la Odontología, y que con duración entre 1 y 3 años son un buen complemento a la formación básica de la carrera y de preparación antes de entrar en el difícil y competitivo mundo laboral.

También sería deseable que aumentasen el número de plazas en centros asistenciales  del Servicio Nacional de Salud.

Aquellos que piensan  en la vida universitaria como profesores, deben saber que el título de Licenciado o Graduado en Odontología, según reciente decreto, tienen adquiridas las competencias del nivel de máster. Para acceder al Programa de Doctorado y como requisito previo, deber cursar unos complementos de formación en forma de créditos transversales y específicos (artículos científicos, actividades en congresos, estancias en otras universidades, etc.). Estos complementos pueden convalidarse cursando el Master Oficial de Ciencias Odontológicas con 60 créditos que se puede realizar en un año a tiempo completo o en dos a tiempo parcial.

Existe, en la Universitat de València, un portal de orientación profesional (www.fundacio.es/opal/) que ofrece herramientas y técnicas de búsqueda de empleo, situación del mercado laboral,  salidas profesionales para las diferentes titulaciones, etc.

Desde el Colegio, creo que a nadie pasa desapercibida la labor que está llevando a cabo el Dr. D. Enrique Llobell y su Junta, entre lo que destaca la creación de la cuota cero de colegiación para los Odontólogos en paro y todos los medios legales y de información para luchar contra el intrusismo, publicidad engañosa y práctica fraudulenta y explotadora de la profesión. La educación y concienciación de los jóvenes Odontólogos para no entrar en estas dinámicas, ayudará a la dignificación de esta profesión y a la postre revertiría en más puestos de trabajo.

* Carlos Labaig es vocal de la Junta de Gobierno del ICOEV.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page


Facebook
visita nuestro canal